BASURA Y GÉNERO. MEAR/CAGAR. MASCULINO/FEMENINO

Por Beatriz Preciado

 

Más acá de las fronteras nacionales, miles de fronteras de género, difusas y

tentaculares, segmentan cada metro cuadrado del espacio que nos rodea. Allí

donde la arquitectura parece simplemente ponerse al servicio de las necesidades

naturales más básicas (dormir, comer, cagar, mear..) sus puertas y ventanas,

sus muros y aberturas, regulando el acceso y la mirada, operan silenciosamente

como la más discreta y efectiva de las "tecnologías de género."(1)

Así, por ejemplo, los retretes públicos, instituciones burguesas generalizadas

en las ciudades europeas a partir del siglo XIX, pensados primero como

espacios de gestión de la basura corporal en los espacios urbanos (2) , van a

convertirse progresivamente en cabinas de vigilancia del género. No es casual

que la nueva disciplina fecal impuesta por la naciente burguesía a finales del

siglo XIX sea contemporánea del establecimiento de nuevos códigos

conyugales y domésticos que exigen la redefinición espacial de los géneros y

que serán cómplices de la normalización de la heterosexualidad y la

patologización de la homosexualidad. En el siglo XX, los retretes se vuelven

auténticas células públicas de inspección en las que se evalúa la adecuación

de cada cuerpo con los códigos vigentes de la masculinidad y la feminidad.

En la puerta de cada retrete, como único signo, una interpelación de

género: masculino o femenino, damas o caballeros, sombrero o pamela,

bigote o florecilla, como si hubiera que entrar al baño a rehacerse el género

más que ha deshacerse de la orina y de la mierda. No se nos pregunta si vamos

a cagar o a mear, si tenemos o no diarrea, nadie se interesa ni por el color ni

por la talla de la mierda. Lo único que importa es el GÉNERO.

Tomemos, por ejemplo, los baños del aeropuerto George Pompidou de Paris,

sumidero de desechos orgánicos internacionales en medio de un circuito de

flujos de globalización del capital. Entremos en los baños de señoras. Una ley no

escrita autoriza a las visitantes casuales del retrete a inspeccionar el género de

cada nuevo cuerpo que decide cruzar el umbral. Una pequeña multitud de

mujeres femeninas, que a menudo comparten uno o varios espejos y

lavamanos, actúan como inspectoras anónimas del género femenino controlando

el acceso de los nuevos visitantes a varios compartimentos privados en cada

uno de los cuales se esconde, entre decoro e inmundicia, un inodoro. Aquí, el

control público de la feminidad heterosexual se ejerce primero mediante la

mirada, y sólo en caso de duda mediante la palabra. Cualquier ambigüedad de

género (pelo excesivamente corto, falta maquillaje, una pelusilla que sombrea

en forma de bigote, paso demasiado afirmativo…) exigirá un interrogatorio del

usuario potencial que se verá obligado a justificar la coherencia de su elección

de retrete: "Eh, usted. Se ha equivocado de baño, los de caballeros están a la

derecha." Un cúmulo de signos del género del otro baño exigirá

irremediablemente el abandono del espacio mono-género so pena de sanción

verbal o física. En último término, siempre es posible alertar a la autoridad

pública (a menudo una representación masculina del gobierno estatal) para

desalojar el cuerpo tránsfugo (poco importa que se trate de un hombre o de

una mujer masculina).

Si, superando este examen del género, logramos acceder a una de las cabinas,

nos encontraremos entonces en una habitación de 1x1,50 m2 que intenta

reproducir en miniatura la privacidad de un váter doméstico. La feminidad se

produce precisamente por la sustracción de toda función fisiológica de la

mirada pública. Sin embargo, la cabina proporciona una privacidad únicamente

visual. Es así como la domesticidad extiende sus tentáculos y penetra el espacio

público. Como hace notar Judith Halberstam "el baño es una representación, o

una parodia, del orden doméstico fuera de la casa, en el mundo exterior" (3).

Cada cuerpo encerrado en una cápsula evacuatoria de paredes opacas que lo

protegen de mostrar su cuerpo en desnudez, de exponer a la vista pública la

forma y el color de sus deyecciones, comparte sin embargo el sonido de los

chorros de lluvia dorada y el olor de las mierdas que se deslizan en los

sanitarios contiguos. Libre. Ocupado. Una vez cerrada la puerta, un inodoro

blanco de entre 40 y 50 centímetros de alto, como si se tratara de un taburete de

cerámica perforado que conecta nuestro cuerpo defecante a una invisible

cloaca universal (en la que se mezclan los desechos de señoras y caballeros),

nos invita a sentarnos tanto para cagar como para mear. El váter femenino

reúne así dos funciones diferenciadas tanto por su consistencia (sólido/líquido),

como por su punto anatómico de evacuación (conducto urinario/ano), bajo una

misma postura y un mismo gesto: femenino=sentado. Al salir de la cabina

reservada a la excreción, el espejo, reverberación del ojo público, invita al

retoque de la imagen femenina bajo la mirada reguladora de otras mujeres.

Crucemos el pasillo y vayamos ahora al baño de caballeros. Clavados a la

pared, a una altura de entre 80 y 90 centímetros del suelo, uno o varios urinarios

se agrupan en un espacio, a menudo destinado igualmente a los lavabos,

accesible a la mirada pública. Dentro de este espacio, una pieza cerrada,

separada categóricamente de la mirada pública por una puerta con cerrojo, da

acceso a un inodoro semejante al que amuebla los baños de señoras. A partir

de principios del siglo XX, la única ley arquitectónica común a toda

construcción de baños de caballeros es esta separación de funciones: mear-de

pie-urinario/cagar-sentado-inodoro. Dicho de otro modo, la producción eficaz de

la masculinidad heterosexual depende de la separación imperativa de

genitalidad y analidad. Podríamos pensar que la arquitectura construye barreras

cuasi naturales respondiendo a una diferencia esencial de funciones entre

hombres y mujeres. En realidad, la arquitectura funciona como una verdadera

prótesis de género que produce y fija las diferencias entre tales funciones

biológicas. El urinario, como una protuberancia arquitectónica que crece desde

la pared y se ajusta al cuerpo, actúa como una prótesis de la masculinidad

facilitando la postura vertical para mear sin recibir salpicaduras. Mear de pie

públicamente es una de las performances constitutivas de la masculinidad

heterosexual moderna. De este modo, el discreto urinario no es tanto un

instrumento de higiene como una tecnología de género que participa a la

producción de la masculinidad en el espacio público. Por ello, los urinarios no

están enclaustrados en cabinas opacas, sino en espacios abiertos a la mirada

colectiva, puesto que mear-de-pie-entre-tíos es una actividad cultural que

genera vínculos de sociabilidad compartidos por todos aquellos, que al hacerlo

públicamente, son reconocidos como hombres.

Dos lógicas opuestas dominan los baños de señoras y caballeros. Mientras el

baño de señoras es la reproducción de un espacio doméstico en medio del

espacio público, los baños de caballeros son un pliegue del espacio público en

el que se intensifican las leyes de visibilidad y posición erecta que

tradicionalmente definían el espacio público como espacio de masculinidad.

Mientras el baño de señoras opera como un mini-panópticon en el que las

mujeres vigilan colectivamente su grado de feminidad heterosexual en el que

todo avance sexual resulta una agresión masculina, el baño de caballeros

aparece como un terreno propicio para la experimentación sexual. En nuestro

paisaje urbano, el baño de caballeros, resto cuasi-arqueológico de una época

de masculinismo mítico en el que el espacio público era privilegio de los

hombres, resulta ser, junto con los clubes automovilísticos, deportivos o de caza,

y ciertos burdeles, uno de los reductos públicos en el que los hombres pueden

librarse a juegos de complicidad sexual bajo la apariencia de rituales de

masculinidad.

Pero precisamente porque los baños son escenarios normativos de producción

de la masculinidad, pueden funcionar también como un teatro de ansiedad

heterosexual. En este contexto, la división espacial de funciones genitales y

anales protege contra una posible tentación homosexual, o más bien la condena

al ámbito de la privacidad. A diferencia del urinario, en los baños de caballeros,

el inodoro, símbolo de feminidad abjecta/sentada, preserva los momentos de

defecación de sólidos (momentos de apertura anal) de la mirada pública. Como

sugiere Lee Edelman (4), el ano masculino, orificio potencialmente abierto a la

penetración, debe abrirse solamente en espacios cerrados y protegidos de la

mirada de otros hombres, porque de otro modo podría suscitar una invitación

homosexual.

No vamos a los baños a evacuar sino a hacer nuestras necesidades de género.

No vamos a mear sino a reafirmar los códigos de la masculinidad y la feminidad

en el espacio público. Por eso, escapar al régimen de género de los baños

públicos es desafiar la segregación sexual que la moderna arquitectura urinaria

nos impone desde hace al menos dos siglos,: público/privado, visible/invisible,

decente/obsceno, hombre/mujer, pene/vagina, de-pie/sentado, ocupado/libre…

Una arquitectura que fabrica los géneros mientras, bajo pretexto de higiene

pública, dice ocuparse simplemente de la gestión de nuestras basuras

orgánicas. BASURA>GÉNERO. Infalible economía productiva que transforma la

basura en género. No nos engañemos: en la máquina capital-heterosexual no se

desperdicia nada. Al contrario, cada momento de expulsión de un desecho

orgánico sirve como ocasión para reproducir el género. Las inofensivas

máquinas que comen nuestra mierda son en realidad normativas prótesis de

género.

 

(1). Utilizo aquí la expresión de Teresa De Lauretis para

definir el conjunto de instituciones y técnicas, desde el cine

hasta el derecho pasando por los baños públicos, que

producen la verdad de la masculinidad y la feminidad.

Ver: Teresa De Lauretis, Technologies of Gender,

Bloomington, Indiana University Press, 1989.

 

(2).Ver: Dominique Laporte, Histoire de la Merde,

Christian Bourgois Éditeur, Paris, 1978; y Alain Corbin, Le

Miasme et la Jonquille, Flammarion, Paris, 1982.

 

(3). Judith Halberstam, "Techno-homo: on bathrooms,

butches, and sex with furniture," in Jenifer Terry and

Melodie Calvert Eds., Processed Lives. Gender and

Technology in the Everyday Life, Routledge, London and

New York, 1997, p.185.

 

(4). Ver: Lee Edelman, "Men's Room" en Joel Sanders, Ed.

Stud. Architectures of Masculinity, New York, Princeton

Architectural Press, 1996, pp.152-161.