Respuesta al escrito de Javier Saéz:

El amor es heterosexual, ¿¿y las bicicletas??

 

Después de algunas reflexiones, hemos decidido modificar ciertas partes del artículo. Tenemos la sensación de haber caído en una pequeña trampa. No dejamos de pensar que la crítica dal matrimonio y el amor, viene de alguien que presentó una campaña, con el sello de la Flaglate (FGLTB). No es personal, pero es que cuanto más lo pensamos, de más mala hostia nos ponemos. No nos parece mal que se colabore con la flagelate, ni incluso ser la FLGTB pero esa flagélate es la que hace campañas a favor de las lesbianas y luego nos invisibiliza en la mani. ¿Cuántas lesbianas hay en las carrozas? ¿Cuál es la erótica lesbica que podemos sacar a la calle?.  ¿¿Desde donde nos hablas??. NOSOTRAS NO ESTAMOS EN CONTRA DE QUE LA GENTE SE CASE. ¡Qué tontería es esa! Lo que no nos gusta, es que crean que con eso ya esta todo. Lo de casarse, será depende, ¿no? ¿No os casarías para conseguir papeles de residencia? ¿Ni para que tu pareja pueda disfrutar de seguro médico? ¿Para desgravar en hacienda? ¿O porqué os da la gana?”. A ver gente!! La política no se hace desde el pulpito, no hay receta, no hay dogma que valga. Hay veces, que decir solo no, es lo más cómodo. Pero hay veces que esas posturas nos hacen caer en el absurdo total. Estamos a favor de que la gente haga lo que le apetezca, el acceso al matrimonio de lesbianas y gays, es un gran logro. Nosotras somos críticas con que en nuestro contexto, en Euskal Herria, la Flagelate haya invisibilizado a los colectivos que han trabajado durante 30 años por los derechos de bollos, marikas y travestis. Además estamos hartas de constatar en los espacios de obligada coordinación se nos trate como bitxos raros desde ópticas completamente conservadoras.

El baboseo (hágase constar que adoramos las babas) con Beto-Virgini es político. No se si os habéis enterado pero nos han regalado dos armas(libros) políticas afiladas y dispuestas. Armas para perras, lubricadas y mojadas.

Sobre el amor, enfatizar algo que las Medeak ya dijimos en Arteleku. Más que nada porque como también hablamos de amor, y como también somos un poco ñoñas-super- orgullosas. Nosotras hablamos del amor de la manada, de nuestro colectivo y nuestras redes de lucha. El amor no es a-historico, debe leerse en contexto siempre, en las realidades de la gente. No me refiero al amor de pareja, no al que “imita” al de un hombre con una mujer, que claro dicho así, pues no tiene mucho sentido, porqué, ¿qué es eso de ser un hombre o una mujer”. Tengo colegas (que ellas no se definen como heteros, suele ser un empeño externo lesbico-gay) que tienen relaciones mucho más sanas que muchas bollera y maricas. Menos posesivas, más permisivas y muchas veces, muy transgresoras.

Decir que el amor es heterosexual, además de ser una soberana chorrada, es hacer una reducción. El amor se representa en espacios de hegemonía heteronormativa y ha sido un instrumento de dosmeticación muy potente. Pero, eso no quiere decir que no pueda resignificarse. De hecho, una de las aportaciones de Texto Yonki[1], aportación al propio pensamiento de Foucault, es que el cuerpo es un núcleo de resistencia, un núcleo capaz de resignificar sus propias representaciones. No sé, pero creo que eso también lo dice Butler. Sino, ¿cómo explicamos lo que es una Drag Queen?

Se de muchas mujeres que han sobrevivido gracias a las redes afectivas. Nuestra madre por ejemplo, una guerrera oculta, una que no da charlas, una que a luchado la hostia para salir adelante, sin hombre, ni amor heterosexual.

Otra cosa, nos ha molestado profundamente la utilización que has hecho de las mujeres asesinadas. Ostras, al loro. Las feministas llevamos mucho tiempo diciendo que eso no es amor. Justamente, creemos que uno de los problemas es que muchos hombres están educados en el analfabetismo afectivo. Otra cosa es, que ellos digan que es amor y que las chantajeen para luego matarlas. Pero una de las cosas más importantes del Movimiento Feminista ha sido señalar que eso no era amor. Así que cuidadin con cómo usamos a las muertas y más cuando es para llevarse el gato al agua. Que por cierto, será la primera vez que las mencionas, sin criterio y sin conocimiento y esperamos que sea la última. Algunas lo hemos vivido en nuestras carnes y nos ha jodido un huevo lo que has dicho. Dejad de pensar que los malos tratos son cosas que están fuera de vuestra comunidad y por favor, pensaros dos veces las cosas que vais a decir.

Estoy de acuerdo en que la familia nuclear heteronormativa esta fundamentada, principalmente en la violencia, y muchas veces en la inconsciente sumisión de una  bajo el otro. Pero, de ahí, a decir que el amor, en general, es heterosexual. Eso es como decir que follar es heterosexual, también son practicas definidas desde una pretendida heterosexualidad.

Creo que alguien te dijo algo así como que “había que aprender de los hombres sin polla” yo añadiría que también hay que aprender de ciertas mujeres con coños. Todo esto viene a que Javier Saéz, que tenía que hablar de la relación entre el Porno y el SIDA, nos presentó su campaña de osos y SIDA, que bueno, vale! El problema fue cuando se le pregunto por el sexo entre lesbianas y la relación con el SIDA. Nuestro super experto en mujeres maltratadas no supo qué contestar, ni él, ni el genial colaborador de su guía.  Esto tal vez muestre que aun siendo marika-político-queer… Una vez más el androcentrismo siga siendo la medida de todas las cosas

Volviendo al amor, sólo apuntar que para nosotras se trata de una cuestión fundamental, por que es costumbre, reducir su alcance, su importancia. Muchas hablan del amor de otra manera. Uno que empieza por una misma y que puede extenderse a las demás. También hablamos de incluir la afectividad en las ciencias, el conocimiento, para que nuestra relación con el mundo no sea tan sexista, androcentrica y destructiva. Sobre esto Evelyn Fox Keler hace una lectura muy interesante de la ciencia moderna (Bacon), sobre como se excluyó la afectividad(amor) en la constitución de las ciencias modernas, definiendo la relación entre el científico y el mundo a través del casto maridaje, desde la sumisión y la violación. El problema estriba en cómo se establece la relación, no en el amor en si. Como diría Carol Pateman, en su Contrato sexual, el matrimonio implica un contrato, que en sí no es un contrato, ya que se define como un contrato de esclavitud. El pacto depende, de la capacidad de decisión, del contexto limitador, y la autonomía de negociación.

Por ultimo una cosa fundamental, Bed y Annie para nosotras son como Medeak, un grupo político, dos activistas que siguen currando a los 55. También decir que, cómo explicaron ellas mismas, sin el seguro médico de Bed, Annie no hubiera podido acceder al tratamiento médico para su cáncer de mama. Estas activistas siguen haciendo política, hablando de porno feminista y haciéndolo desde una edad en las que el cuerpo de las mujeres ya no existe, ya no se las considera activas sexualmente, la menopausia ese ritual hormonal de castración, niega la sexualidad a las mujeres de cierta edad.  Solo te ha faltado decir, “El amor es heterosexual y femenino, una mierda de mujeres”. Las relaciones, el amor, el sexo, el cuerpo… siguen siendo los grandes temas, las políticas no termina en la piel, las palabras se tatúan, pero creemos que las cosas pueden cambiar. AUPA LOS CUERPOS INSUMISOS!!!!!

MEDEAK



[1] Algo que a mi me enseñó Mari Luz Esteban “Antropología encarnada. Antropología desde una misma”.