UN MERCADO SOLIDARIO: LAS PERAS DEL OLMO.

 

MUNDO RICO, MUNDO POBRE.

Luis de Sebastián.

Ed. Sal Terrae. 189 págs.

 

Hay que celebrar la aparición en el mercado de este libro del prestigioso economista Luis de Sebastián. Vivimos en una época de analfabetismo social sobre economía, lo cual impide al pueblo conocer las variables del mundo en que vive. El autor consigue en este libro cuestionar, con un análisis riguroso y muy documentado, muchos de los presupuestos del neoliberalismo, con un lenguaje comprensible para cualquier lector. Este es uno de los valores del libro, renunciar a la hermética jerga de los economistas y permitir al lector no especializado el acceso al conocimiento de los resortes de la economía mundial y del origen de la pobreza.

Luis de Sebastián hace en esta obra un diagnóstico muy completo, desde una perspectiva crítica y solidaria, de las principales cuestiones que presiden las relaciones internacionales desde la caída del muro de Berlín: los nuevos retos de la Europa del Este, el desempleo estructural, el Tercer Mundo, las relaciones Norte-Sur, los gastos militares, la empresa colonial de la Conquista de América, el nuevo orden mundial, los condicionantes económicos de la pobreza, los problemas de la Europa de Maastricht, el mito del mercado, la ecología, la deuda externa de América Latina, etc. Luis de Sebastián ha sabido combinar sabiamente la crítica social con el rigor técnico y documental de un economista insobornable frente a los señuelos del capitalismo.

Con un pie en la tradición marxista y otro en la escuela de Chicago, el autor nos muestra el fenómeno de la internacionalización de la economía y sus efector devastadores sobre la sociedad mundial. El compromiso de Luis de Sebastián con la solidaridad no es sólo teórico, cuenta también con su arriesgada y comprometida vida en El Salvador durante 12 años. Allí fue Vicerrector Académico de la Universidad Centroamericana (UCA), y conoció las atrocidades de la guerra civil. Junto a Ignacio Ellacuría y Martín Baró, desarrolló una importante labor docente y de investigación, y participó activamente en los movimientos sociales de este país. En estos tiempos de propaganda neoliberal, es necesario un soplo de aire fresco como este que nos haga despertar. La solidaridad no es aquí una palabra vacía ni un idealismo demagógico, sino un imperativo de supervivencia económica y ecológica: el ritmo actual de consumo y producción del mundo rico producirá cada vez más pobres, y más problemas en los países desarrollados. Y lo que es peor: si no lo evitamos, tarde o temprano destruirá esta frágil esfera de vida que es la Tierra, que tanto nos da, y que necesita que algo le sea devuelto para seguir viva.

Un dato interesante sobre la publicación de este libro es el éxito de ventas que está teniendo. Pese haber salido al mercado recientemente, ya está a punto de publicarse la segunda edición. Esto demuestra que del lado de la cultura no está todo perdido, aún hay sed de libros críticos, aún hay ganas de despertar.