SEXO PUBLICO Y PRIVADOS DE SEXO

A George Michael y tantos otros"La mayoría moral, ni es mayoría ni es moral"Sabiduría popular ¿Es Inglaterra la reserva moral de la vieja Europa? ¿Es la Gran Bretaña la nación más homofóbica del llamado mundo libre, moderno, civilizado? La tradición sexobófica de la otrora capital del Imperio británico es innegable. Desde el caso Wilde al caso Spanner la legislación ha reflejado la estrechez moral de esta cosmopolita y próspera nación.

En los ochenta, estaban en cartelera Top Gunn y Rambo, la biblia en la mesa y la bandera en la pared. Y el capitalismo salvaje, Juan Pablo II, el pánico social frente a la pandemia del sida, la desinformación promocionada y el neoliberalismo puritano.

Pero, ¿y ahora?, tras ese clima de cierto aperturismo liberal que sobrevino con la derrota conservadora: la noticia de los siete de Bolton que tanto ha ocupado la opinión pública británica nos vuelve a poner frente a una legislación caduca y moralista, la misma o similar a la que el Partido Popular quiere instaurar en el Estado español.

Los siete de Bolton son un grupo de hombres gais sorprendidos hace unos meses por las cámaras de la policía en algo que la legislación británica sigue considerando delito: "el sexo en público". Leo con estupor en la guía Spartacus sección londinense que practicar el sexo en las saunas de la metrópoli está totalmente prohibido. Esto aquí resultaría cuando menos soprendente. Igualmente, resultaría cuando menos curioso el ver a la policía filmando a los gais en los parques públicos. Pero allí están respaldados por una legislación prehistórica.

La absolución final de los siete de Bolton no debe llamarnos a engaño. El daño está hecho. Encarcelados y juzgados por otro "delito sin víctima" tendrán que rehacer sus vidas después de la persecusión y el escarnio público. Muchos otros habrán aprendido la retrógrada lección: El sexo es sólo privacidad. Esta es la moraleja de la historia.

Toda Europa se está viendo sacudida por un espectro de contornos indefinidos: la paedofilia parece escogida como caballo de Troya de nuevos cruzadas morales. También aquí el caso Arny, elevado por obra y gracia del sensacionalismo y la homofobia mediática, ha servido aquí como excusa de anunciados restrocesos legales por parte del partido en el poder.

Este tipo de elecciones no son nuevas ni casuales. Como dice Jeffrey Weeks (El malestar de la sexualidad): "conocemos bien los mecanismos del pánico moral. La definición de una amenaza en un momento particular (un "alboroto de la juventud", un escándalo sexual); el estereotipo de los personajes en los medios de comunicación como una especie particular de monstruos (la prostituta como "mujer caída", el paedófilo como pervertidor de menores"), una escalada en espiral de la amenaza percibida que conduce a posiciones autoritarias y a la creación de barricadas morales, el surgimiento de una solución imaginaria a través de leyes más duras, del aislamiento moral o de una acción judicial simbólica: a todo esto sigue el apaciguamiento de la ansiedad y, entonces, se deja a las víctimas sufrir las nuevas prohibiciones, el nuevo clima social o las sanciones legales. En asuntos de sexualidad, las consecuencias de tanta agitación pueden ser devastadoras, especialmente cuando afectan, como en el caso de la homosexualidad, a temores colectivos y auna revolución no acabada en el propio mundo gai".

Editorial

DENTRO O FUERA: SOBRE LOS LÍMITES DISCURSIVOS DE LA ACCION

La conversación que mantuve este verano con unos amigos del Colectivo de Lesbianas y Gais (COLEGA) de Andalucía en torno a las dificultades que habían tenido que sortear para lograr que la consejera de cultura, Isabel de Haro, se interesara en poner en marcha cursos de formación de profesorado en programas anti-heterosexistas se me mezcla hoy en la memoria con otras experiencias vividas antes y después de entonces. También me obligan a traer a colación el clarividente ensayo de la británica Divina Cooper Largándononos a la calle: desafios ideológicos a los límites del Estado (Pushig Us Off the Pavement: Ideological Challenges to State Boundarie. Cap. 8 de Sexing the city, Ed. Publisher, Londres, 1994), en el que analiza los obstáculos ideológicos a los que se enfrentan los procesos de implantación de las políticas gais y lesbianas y la "organización fuera" de la administración estatal de las propuestas más progresistas, con la consiguiente crisis del proceso de implantación.

Cooper focaliza su análisis en lo que denomina como "movilización de prejuicios" en la administración británica durante la pasada década -un periodo que también trae a contexto Eduardo Nabal en el informe sobre el caso Bolton que abre este número de Planeta Marica-, y se detiene a indagar las operaciones ideológicas por los cuales una serie de cuestiones son "organizadas" por las autoridades locales "como fuera" y otras "como dentro" de "lo político". Su principal argumento es que la manera en que se entienden y se construyen discursivamente los gobiernos locales (entre los que nosotros podríamos incluir municipios, comunidades autónomas y las entidades públicas y administrativas que mantienen el contacto más directo con l@s ciudadan@s) limitan las estrategias del movimiento gai en el ámbito institucional, especialmente aquéllas relacionadas con los cambios de normas y significados sociales.

Observa entonces que los gobiernos locales no están dotados, en su concepción liberal, de posibilidades de acción que le permitan desafiar la naturaleza ideológica de determinados significados y normas sociales que permanecen inexaminadas e incontestadas a lo largo del tiempo, que no siempre son articuladas conscientemente y que por conseguiente no se entienden como cuestiones "políticas", sino de "sentido común", de percepción de "como las cosas deben ser".Es así como se normalizan y naturalizan seculares relaciones de dominación y como los valores culturales que les son centrales logran perpetuarse. El heterosexismo, pongamos por caso. En suma, no se perciben estas autoridades como capacitadas para desarrollar o propiciar discursos de oposición a lo que Althusser entendería como "ideología estructural", al definir los procesos por los cuales llegamos a ser a la par "sujetos de" y "sujetos a" los significados que la ideología construye. Son estas, seguramente, las razones por la que determinadas perspectivas (verbigracia el lesbianismo como estrategia para desafiar el poder masculino, la crítica a las estructuras eurocéntricas como la familia nuclear, o la reclamación de representaciones explícitas del sexo entre hombres en las campañas antisida de difusión general, etc) fueron allí y han sido aquí paulatinamente apartadas de los escasos programas discriminatorios desarollados por las instituciones públicas, cuando no tachadas de "tonterías", "o propuestas inutiles o descabelladas."

Pero es más, los gobiernos locales -y l@s activistas que han tratado de trabajar con ellos- se han visto fuertemente limitados para promover los cambios de normas y significados, no sólo desde una dinámica de ideología oposicional, sino también desde la dinámica puramente propositiva propia de la ideología instrumental que empapa la concepción liberal de lo político. Muchas de las ya de por si bastante tibias iniciativas progresistas de las autoridades públicas de nuestro país en materia de educación sexual se han visto frenadas y fuertemente confrontadas por los sectores más conservadores por ser la sexualidad considerada en si misma una cuestión situada "fuera de los límites de lo público" y de la competencia del Estado, reforzando la concepción de los gobiernos locales como entes que deben mediar en los conflictos sociales pero nunca parecer que tratan de defender explicitamente versiones particulares de lo que es una "buena vida". Las polémicas en torno a las campañas de prevención del sida son realmente emblemáticas al respecto. Aunque tiene todo mucho de falacia, porque esa intervención, pero justo en la dirección contraria, se realiza ya a través de los servicios de planning y asesoramiento doméstico, de instituciones fuertemente implantdas como la Iglesia, etc, y la legitimación no puede otorgarse entonces nunca más que como prebenda pastoral. Por tanto, parafraseando a Cooper, habrá que "largarse a la calle".

Epístolas mariastrales

Queridos amigos:Sólo unas líneas para deciros que me parece estupenda la orientació de vuestra revista y que os agradezco mucho el detalle de que me la enviéis. Después de leerla, la guardo en mi biblioteca y archivo especializados junto con el resto de publicaciones de temática gaya.

Con los años, y con cierta tristeza, he ido viendo cómo hemos pasado de "movimiento gayo" a "comunidad gaya", con todo lo que esto lleva consigo en el plano ideológico-político y en el cotidiano. Me alegra ver que todavía hay algunos incorruptibles que mantienen aquel espíritu combativo de resistencia, de reivindicación y de denuncia. Si fuera posible me gustaría tener los números 1 y 2 de la revista, que me faltan.Muchas gracias, de nuevo. Continuad en vuestra línea y, sobre todo, no os pongáis a hablar de trapitos. Un fuerte abrazoArmand de Fluviá**Armand de Fluviá fue el primer activista gai de nuestro país que se movilizó contra la homofobia institucionalizada del franquismo, fundó la primera asociación para la defensa de los derechos homosexuales del Estado español, el Front DŽAlliberament de Catalunya (FAGC), e impulsó, junto con Antoni Mirabet, el ya clausurado Instituto Lambda de Barcelona, con el que puso los primeros cimientos del lugar en la gaya ciencia. Hoy, como vemos, sigue atusándose el bigote para "seguir diciendo" desde su rincón de las Ramblas cada vez que le parece oportuno. Besazos.

Hartza polar

EL RECTO CAMINAR

La capacidad de digestión de los sistemas sociales es casi ilimitada. El capitalismo del siglo XIX era un capitalismo de producción, basado en una mano de obra abundante para la fabricación de mercancías. Este sistema favoreció la natalidad en el seno de las familias, y proscribió las prácticas sexuales estériles, como la homosexualidad y la masturbación.

El capitalismo del siglo XX cambia de forma, y se convierte en un capitalismo de consumo. El motor de las economías es su capacidad de gasto. La automatización de los procesos hace que sobre cada vez más mano de obra, y a la vez se hace necesario que todos los individuos consuman cada vez más objetos. En esta dinámica del gasto, cualquier colectivo es admitido y reconocido en la medida en que sea agente del consumo; por ello, los homosexuales van a ser aceptados cada vez más en el seno de las sociedades capitalistas occidentales. Por otra parte, la masturbación pasa a ser reconocida como práctica normal, y es incluso fomentada desde el discurso médico-psiquiátrico como algo "saludable".

Esta normalización del homosexual como consumidor se realiza por medio de la generación de un conjunto de objetos de consumo y espacios de ocio dirigidos a los gais, y a la codificación y conformación de dichos gustos. Los gais -presuntos consumidores- son consumidos por esta propaganda. El único espacio de representación posible es el del mercado, que etiqueta a los colectivos destinatarios fijándolos a una identidad grupal y -en ocasiones- subjetiva.

El potencial subversivo de la disolución de los géneros queda desactivado en favor de una categorización identitaria. La pinza del discurso psicológico y del discurso económico fija a los gais en su casilla correspondiente. Sus reivindicaciones se limitan a conseguir los privilegios que generó el capitalismo para proteger la propiedad privada: el matrimonio. No es extraño que una sociedad con una tradición tan mercantil como la holandesa haya sido pionera en reconocer estas prebendas a los gais y lesbianas. La lucha de clases nos afecta más de lo que pensamos. El capitalismo no es -en contra de lo que los manuales estalinistas suelen decir- algo "económico". Es una maquinaria que atraviesa los lenguajes, las identidades, los discursos, el ocio, las formas de representación, el uso de los cuerpos. Subsunción de lo real en el capital.

Paralelamente, la revolución que había inaugurado Freud en el comienzo del siglo XX, el psicoanálisis, va a sufrir una neutralización brutal a manos de ese mismo mercado. Olvidando (o rechazando) el cuestionamiento radical del sujeto que plantea Freud, las generaciones posteriores de psicoanalistas van a convertir esta disciplina en una nueva chuchería para el mercado de la salud mental. Contra esta miseria de las ciencias humanas levanta Lacan su extraordinario edificio teórico, un retorno a la radicalidad de Freud que le costó su expulsión de la Asociación Psicoanalítica Internacional.

Freud lleva los discursos de la filosofía y de la psicología a un punto de crisis sin retorno, problematiza cualquier identidad sexual (incluyendo la heterosexualidad), afirmando la imposibilidad de construir un saber sobre el sujeto, asumiendo la pérdida del ser por lo simbólico, y destruyendo el mito de la armonía entre los sexos. Desde ese lugar vacío las estrategias de liberación gais y lesbianas pueden construir líneas de lucha de una enorme potencia subversiva. Para evitarlo, los maestros de la divulgación y los académicos de la universidad han reducido el trabajo de Freud y de Lacan a una rosario de tópicos donde vuelven a anidar la esperanza, el saber y la normalización sexual. El complejo de Edipo sería, según esta vulgata freudiana, un proceso de "maduración" natural que conduciría a una identidad sexual final sana. Los que tropiezan en este camino de perfección serían los pobres neuróticos y los psicóticos, mientras que los que avanzaron firmes en el sendero del "equilibrio" alcanzan la felicidad. Y si no, unas sesiones de diván nos devolverán al recto caminar (del otro recto, nada que aprender). El psicoanálisis en la coctelera de la new age: energías positivas, autoestima, ayuda, felicidad, salud mental, sexualidad armónica, paz interior. El mismo higienismo, la misma esperanza, el mismo miedo. Dios siempre se cuela por la puerta trasera.

El consumo (de objetos y de sujetos) nos seduce con su semblante de satisfacción, y desactiva el activismo político. Las estrategias de lucha de gais y lesbianas deben articularse con las de otros colectivos, por fuera o al margen de los cebos del amo. El enemigo no es (sólo) la homofobia, sino la matriz que subyace en el odio al otro: a un goce distinto, a una lengua distinta, a una piel distinta, a una clase distinta. Un gitano rico ya no es un gitano, es "el Señor Montoya". Un gai rico ya no es un maricón, es "ese chico tan majo del 5º". ¿Están entre nuestras preocupaciones la pobreza, el racismo, la tortura, la explotación laboral, el derecho a la vivienda, la locura armamentista? Si, como decía Gramsci, un fascista es un liberal asustado, ¿en qué dirección correremos cuando "nuestros intereses" se vean amenazados?

 

INCONTINENCIA

Según parece el mundo es una gran mesa donde los dirigentes, los líderes mundiales, juegan a un macabro monopoly con personas y cosas mientras se atiborran de poder. Las cuatro patas que la sostienen son de una sólida aleación compuesta por dólares, marcos y yenes, entre otros -Multinacionales, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica-.

Bajo la mesa en la que la élite se reparte personas, cielos, tierras y mares, estamos el resto: la masa social y geográfica, continentes enteros, perdidos, destruidos, empobrecidos y esclavizados, aplastados por un gigantesco PRODUCTO INTERIOR BRUTO.

Pobreza y destrucción del medio natural. Esa es la consecuencia directa de la ambición por el poder. En definitiva, el rostro del patriarcado de siempre " que no es el control masculino de la sexualidad femenina y nada más, sino una serie de civilizaciones, con sus instituciones, sus religiones y sus códigos", (varias autoras de la Librería de Mujeres de Milán). Para proteger sus posesiones, construyen muros económicos y políticos con la mano de obra barata hipnotizada por los medios y el sueño del bienestar, abducida por los Estados, resignada por las religiones y convertida en consumidores compulsivos,-ya no serán necesarias las lobotomías del eminente psiquiatra López Ibor-.

En una sociedad así, el trabajo se convierte en tu propia esencia, - eres tu trabajo-, y en vínculo social casi único. El miedo a perderlo, cierra bocas y encadena mentes.

Sin embargo en España, -reserva moral de occidente-, todo va bién: desbarajuste en la izquierda y sindicatos vendidos al capital. El resultado es inmejorable: la intervención del Estado pasa de realizar mejoras sociales, a subvencionar y financiar una economía privada y exportadora. Su obsesión ahora es controlar y dirigir la actividad social, incluida la sexual, por supuesto. Gentes como insumisas, okupas, bolleras y maricas, escapan o al menos deberíamos escapar a su control. Romper las cadenas mentales es el primer paso: mear encima de la heterohistoria de las Artes, de la Sociología, de la Filosofía, de la Economía, de las Religiones... y de las Ciencias de la des-Información.

Decía Aranguren que "el único valor moral que se puede mantener frente a la actual democracia, es el de la insumisión".Tal y como están las cosas, no es suficiente. A estas alturas de fin de siglo, todo está por hacer. Quedan pendientes TODAS las Revoluciones.

Las bolleras y maricas desobedientes, desclasificadas, desclasadas, descastadas, desacreditadas, descaradas, destapadas, vamos a okupar las artes, la filosofía, las oficinas, las calles, la ciencia, las universidades, el parlamento. Vamos a okupar el planeta. No esperes al 28 de junio.

CUARTO INTERIOR

Mis vecinas y vecinos son personas muy respetables : heterofamilias trabajadoras bendecidas por Dios y el Estado. Por eso nadie insulta a la de arriba cuando en la panadería de la esquina, besa a su compañero en los labios. El mismo acto entre mi compañera y yo, se convierte en : " ¡ eso en vuestra casa, aquí hay gente ! ", -nosotras también somos gente, con perdón-. Tampoco nadie cuchichea de la heterofamilia media española, con o sin abuelo, con o sin trabajo, con o sin cerebro.

Que yo sepa, ninguna de ellas ha superado un test psicotécnico que las acredite como única e idónea forma de convivencia humana, por los siglos de los siglos.

Esta es una muestra de algunas de las heterofamilias con las que convivimos mi bollo y yo.4 de la madrugada, una noche cualquiera. El sonido de la vomitona me despierta. Entre nausa y nausea, silencio. Esta vez se prolonga demasiado. Espero. De pronto su voz de niña medio dormida, sube el tono hasta ser un grito : " ¡ mamá, mamá, no te duermas ! ". Seguramente la zarandea.

Durante el día, vuelan tortas de vez en cuando . Giran en el aire a la misma velocidad que el cuaderno de colorear cuando salta por la ventana entre platos y zapatos. Es el cabeza de familia en acción.

Honrarás a tu padre y a la madre que te parió.8 de la mañana, un día cualquiera. El anciano del segundo se lo ha vuelto a hacer en el pasillo, resultado de tanto yogurt con bífidus activo -demasiado activo para su edad-. " ! Papá, vete al servicio ! ", grita su nuera. Arrastrar de zapatillas. Una puerta se cierra despacio. "!Abre esa maldita puerta!", vocifera su hijo. Golpe seco contra la pared.

Un día más a cagar de par en par. Eliminado de un portazo el último reducto de intimidad del ser humano : su cagadero.6 de la tarde.

Mi vecina de arriba cuando chinga, resopla y se ríe, -creéme, no eres la única-. Ni entro ni salgo en sus gustos pero tener que retirar del tendedero el condón usado por su hombre, es demasiado incluso para una bollera como yo. Con mi guante de látex y la mejor de mis sonrisas, subo a devolvérselo. No me gusta molestar. Se lo dejo enrrollado al pomo de su puerta.4 de la madrugada, una noche cualquiera. La vomitona me despierta. Entre nausea y nausea, silencio. Su voz de niña medio dormida sube de tono : " ¡ Mamá, mamá, no te duermas ! , ¡ dibújame una casa ! " .

Se constituye la red de hombres profeministas

Acaba de constituirse, con sede central en la ciudad francesa de Toulouse, la Red Europea de Hombres Profenistas, un proyecto esponsorizado por la Comisión de la Unión Europea y "abierto a todos los hombres y mujeres, grupos, redes, publicaciones, etc, que quieran hacer algo por una sociead no patriarcal que rechaze la violencia, la homofobia y la discriminación basada en el género" La acción de la red estará principalmente orientada a la investigación.

La deconstrucción del género masculino y la aproximación a un análisis más critico de los modos de dominación masculina aparecen como los objetivos fundamentales del trabajo de la red.

Su plan comienza el próximo otoño con la difusión por Internet de un boletín de información sobre los existentes grupos, publicaciones, estudios, redes y trabajos de hombres ya implicados en acciones antisexistas. La base de datos estará disponible en CD-Rom en la primavera del próximo año y será actualizada regularmente.

"Nosotros apoyamos a todos los hombres y todas las mujeres que quieran construir una nueva sociedad donde el género no constituya un factor central de discriminación entre individuos, quienes deberían ser libres de elegir el estilo de vida que prefieran, señalan.Contacto:Les Traboules, 12 rue Agathoise, 31000 Toulouse (Francia)Tel.: +33/ 05 61 63 88 48Fax: +33/ 05 61 63 88 51Email: dwl@cict.frhttp:// www.menprofeminist.org

 

El curso de los astros

¿A LA DERECHA DE LORCA?

"La derecha no puede amar a Lorca", dice, oportunamente, Ian Gibson, su mejor biógrafo. Sin duda el poeta, de estar vivo, rechazaría cualquier fasto en su honor promovido por el partido en el Gobierno. Asesinado en plena juventud y plenitud creadora por los progenitores políticos de los que hoy descubren placas y presentan sus obras completas en ediciones de lujo, sólo nos queda la perplejidad y la indignación.

La muerte del poeta ha venido a adquirir una dimensión simbólica. ¡Muera la inteligencia! Se gritaba en el bando de los sublevados. Mataron lo que más odiaban: la sensibilidad, la imaginación creadora, el talento, la sinceridad y la diferencia. Odiaban su condición de poeta y su condición gai. Su disidencia sexual fue una razón más para acabar con su vida. No en vano la burguesía granadina (silencioso cómplice de su muerte) lo conocía como "el maricón de la pajarita".

Hoy, cuando, cien años después de su muerte, la Iglesia Anglicana -para estupor mundial- rehabilita y readmite en su seno (dedicándole una capilla) a otro gai universal, Oscar Wilde, a quien condenó en otro tiempo a la prisión y el ostracismo, nos preguntamos o tendríamos derecho a preguntarnos, quién va a pedir perdón en este Estado por el asesinato de uno de nuestros poetas más importantes de este siglo que acaba.

La derecha no puede amar a Lorca, ni comprenderlo, ni sentir su denuncia del militarismo, de los poderes fácticos, de la mediocridad y la mezquindad, ni su rechazo, igualmente virulento, del conservadurismo eclesiástico de la vida rural que conoció y de la deshumanización sangrienta de la gran urge capitalista (Nueva York) que tuvo la ocasión de visitar.

Explicar a Lorca en las aulas o en casposas conferencias sin hablar de su condición social, de su homosexulidad confrontada a la sociedad puritana del momento es simplemente falsearlo, vaciarlo de sentido.

Lorca reivindicó "el amor que no osa decir su nombre" y en sus versos o en su teatro se aprecia una denuncia universal de todas las trabas que se oponen al amor o la pasión verdadera. Mujeres enfrentadas a las tradiciones familiares, al machismo de la sociedad, a las normas de la época sobre los límites del amor.

Toda suerte de excluidos se agolpan en la obra lorquiana. Su teatro, que cada vez se hizo más libre e iconoclasta, nos habla de la pasión amorosa que vence al tiempo y el espacio (Así pasen cinco años) o que vence a cualquier categoría social, sexual o racial (El público).

Hoy, en este país, donde van a reeditarse sus poemas y hacerse lecturas públicas de sus obras teatrales, siguen sobrando mentirosos que silenciarán desde sus cátedras o sus púlpitos los aspectos sexuales o políticos que puedan levantar ampollas en esa oscura tropa de biempensantes fariseos que sigue representando a la cultura oficial. Para rendir un verdadero homonaje al poeta y dramaturgo hay que enfrentarse al lenguaje distorsionador de los que gobiernan, reivindicar toda suerte de diferencias y unirse a la protesta de los desterrados de toda índole.

No, definitivamente, ni hoy ni nunca, la derecha podrá amar a Lorca.

TITULOS, HALLAZGOS, GENTE

LOS CHICOS NO LLORAN Los chicos no lloran constituye un interesante estudio sobre la construcción-socialización de la masculinidad en la escuela.

Los conceptos sexistas, aunque preferentemente inciden sobre la opresión de la mujer, también limitan y determinan la conducta de los varones, según el experimiento realizado por dos profesoras feministas en diferentes institutos londinenses. Se trata de una aproximación aún tímida (apenas incide en la homofobia y en como ésta determina la socialización de los chicos gais), pero que en cualquier caso supone un avance en los estudios sobre el sexismo, con la novedad de mostrar como éste afecta a los principales agentes del mismo y cómo los valores se aplican de forma implacable sobre los propios varones, especialmente aquellos que no se ajustan a todos los modelos y patrones de conductas que se consideran socialmente como "las propias de los chicos".

El libro también exponen los problemas enfrentados por las profesoras -mujeres en centros donde predomina el machismo y la competitividad y donde son objeto de agresiones sexistas por parte de los propios alumnos, quienes ven en ellas una "mala versión" de lo que debe ser un profesor.SARAH SCHULMAN Sarah Schulman lleva camino de convertirse en una de las escritoras más importantes de la década, a pesar de que sus novelas y ensayos han quedado relegados a los circuitos de la llamada "literatura lesbiana", etiqueta que como ella misma teme habrá echado atrás a más de un crítico o lector con prejuicios. Sin embargo, sus trabajos trascienden toda forma de localismo, incluido el de los EEUU de los noventa, para retratar toda una generación de hombres y sobre todo mujeres luchando por conquistar el espacio público, por denunciar los estragos del neoliberalismo ultraconservador tan en boga en la década de los pchenta, y por vivir abiertamente la homosexualidad y el lesbianismo en una sociedad que todavía guarda profundos prejuicios hacia los insurrectos al régimen de la heterosexualidad obligatoria. Schulman viene así a llenar el hueco de la literatura valiente y comprometida del feminismod e los setenta (Adriene Rich, Audre Lorde, Alice Walker) con un nuevo tipo de narración más actualizada pero igualmente preoucupada por situar a sus personajes (observados con no poco cariño y comprensión) en su contexto socio-histórico. Su primer gran éxito Gente en apuros y Empatía, también una novela, fueron traducidas al castellano de manera casi simultánea a su publicación en inglés.

LA CRISIS Y EL LARGO LAGARTO VERDE

Toda esa gente solitaria: 18 cuentos cubanos sobre el SIDA, prólogo, selección y notas, Lourdes Zayón Jomolca y José Ramón Fajardo Atanes, Madrid, La Palma, 1997. El SIDA comenzó a existir oficialmente en Cuba en 1986. El 30 de abril de ese mismo año se creó en las afueras de Santiago de Las Vegas (barrio de La Habana) un sanatorio que es más conocido por el nombre de la quinta donde se asentó: "Villa Los Cocos". Se trata del primero de los "sidatorios" puestos en marcha por la política sanitaria del régimen cubano que, hasta no hace mucho tiempo, optó por recluir obligatoriamente en estos "sanatorios" a l@s seropositiv@s y enferm@s de sida. Los prologuistas de este libro -que mantienen una postura ambigua respecto a esta política: por un lado, denuncian la inhumanidad de este confinamiento pero, por otra parte, alaban las ventajas de este centro: atención especializada, acceso a medicamentos, condiciones de vida superiores al resto de la población cubana- parecen reflejar una opinión muy extendida en la isla: tantos años de propaganda sanitaria del régimen han contribuido a propagar la idea de las "envidiables" condiciones de vida de l@s sidos@s y su "peligrosidad social". Aun reconociendo que las condiciones materiales de vida no son malas -si las comparamos, lógicamente, con la miseria de la mayor parte de la población cubana-, algunos de los relatos recogidos en el libro son un grito de denuncia de la situación: "Y justo cuando está soñando con eso llega la citación. Tiene que hacerse una prueba. Un análisis de sangre [...] Imaginemos que usted (Oscarito) es un peligro para el resto de los humanos fornicantes. Para que no los contamine debe ser apartado. Vivirá en un sitio con más comodidades que las del lugar donde ha vivido hasta ahora" (Jorge Alejandro Camacho), "Esto es una jaula de oro y con mucha comida, pero jaula. Tú no entiendes que allá afuera está el doble de los que estamos acá. Que son miles los que siguen regando el SIDA por ahí y no van siquiera a los hospitales para que no los cojan" (Juan Carlos Roque Moreno), "Le han dicho los especia-listas un centenar de veces que es por su bien, es por su bien, es por su... Aquí lo tienes todo; en caso de gravedad, podremos auxiliarte. En otros países, cúantas personas como tú ruegan por una asistencia de este tipo. Estamos en Cuba. Los especialistas viajan al extranjero, realizan su propaganda, muestran las estadísticas, comparan las víctimas, compran sus pacotillas. Indiscutiblemente aquí se está mejor. Aislado, pero seguro" (Miguel Ángel Fraga). Aunque desde 1994, de forma gradual, se ha comenzado a aplicar un nuevo sistema que permite a l@s sidos@as cuban@s volver a su domicilio con chequeos médicos periódi-cos de control, no es difícil suponer las insoportables condiciones de vida en el interior de los sidatorios: personas jóvenes, procedentes de grupos sociales heterogéneos, obligadas a convivir forzosamente en un espacio reducido con una información escasa sobre su el proceso de su enfermedad... Una de las pocas válvulas de escape puestas en marcha por las autoridades cubanas fue un taller literario, denominado por los propios pacientes "La Montaña Mágica". Aparte de su finalidad más evidente, este taller ha cumplido la función de sensibilizar a un buen número de escritores y artistas cubanos sobre la cuestión del VIH/SIDA que, poco a poco, se han ido acercando y colaborando con el taller literario. La presente antología de relatos es una prueba de la diversidad de la procedencia de los escritores del Taller Literario "La Montaña Mágica", responsables de los 18 relatos reunidos en el libro. Los puntos de vista de los autores son múltiples puesto que reponden a diferentes intereses y grados de aprehensión del fenómeno del sida. Como ya hemos señalado, abunda la denuncia de las condiciones de vida a que se ven sometid@s l@s seropositiv@s y enferm@s de sida en Cuba y predomina el carácter testimonial de los relatos. En ellos se refleja la angustia y la desesperación de quienes han tenido que acostumbrarse bruscamente a una nueva y extrema situación que, en algunos casos, supone un redescubrimiento de la fraternidad humana. Pese a las diferencias geográficas y sociales de los autores de los relatos de esta antología, la mayoría -y, fundamentalmente, los de contenido explícitamente homosexual- hablan de cuestiones que nos resultan muy próximas: el rechazo social, los estados de ansiedad, el miedo a la muerte, etc. Respecto a las características demográficas de los autores llama la atención la ausencia de mujeres. Y es igualmente significativo que sólo dos de los autores hubiesen nacido antes de 1959. Se trata, pues, de una generación vivida y creada en la Revolución formada por toda esa gente solitaria que esperamos que se sientan cada vez más acompañados en su sensibilidad. Una anécdota: muy cerca de Villa Los Cocos está situado el santuario de San Lorenzo (Babalú-Ayé, en los ritos de la santería afrocubana), patrón de los enfermos más repulsivos (baldados, contrahechos, inválidos, etc.). Este santuario, que fue en tiempos un leprosorio, recibe cada víspera del 17 de diciembre una avalancha de enfermos en busca de un milagro. Esta romería felliniana durante los últimos años ha sido observada tras la verja por l@s recluid@s en "Villa Los Cocos" que, seguramente, han mirado con envidia a estos lisiados, pero libres.

Sucedió una noche que fuimos a la DISCOGAY de Rolando, yo regresaba a casa después de haber dejado a Fernando en la suya. Había un poco de frialdad por lo que decidí, una vez montado en la guagua, sentarme al fondo donde el vapor que el motor despedía resultó ser una suerte de calefacción improvisada que mantenía una temperatura agradable. En la parada de la Ciudad Deportiva se montó un militar que era todo una belleza, y se sentó frente a mí. Debo confesarte que se me iban los ojos, pero bien sabes que no me gusta forzar las cosas. Inesperadamente comenzó a mirarme y me puse muy nervioso. ¿Te bajas conmigo?, preguntó convencido de cual iba a ser mi respuesta. Yo sólo alcancé a sonreír, y flechado por el natural proceder de aquel robusto oficial de nuestras Fuerzas Armadas no pude negarme a tan gentil proposición. Después de todo no era más que un hombre vestido de verde olivo que se moría de deseos por mí, y como bien sabes, el problema de la homosexualidad es de esencia y no de forma como muchos piensan. Una fuerza sobrenatural se apoderó de todo mi cuerpo arrastrándome tras sus varoniles pasos. Ya junto al mar me poseyó una y otra vez hasta el cansancio, luego se despidió. Era mi primera infidelidad, pero hay momentos que no pueden desperdiciarse, al menos eso pensaba antes de recibir, tres días más tarde, la llamada telefónica del oficial en cuestión. Ring... Ring... Ring. ¿Oigo? Román es Alberto. Te dije que no me llamaras, lo nuestro terminó. Discúlpame, pero no pude resistir la tentación, diciendo esto rompió en un desgarrador llanto que me alarmó. Pero; ¿qué tengo que disculparte? si la pasamos de maravilla. La prueba me dio que soy seropositivo, cuando nos conocimos estaba esperando el resultado. ¿Cómo?... ¿qué prueba? Perdóname Román es que no quise alarmarte, yo tampoco imaginé que estuviera enfermo. Te juro que no lo supe hasta hoy... por favor perdóname... no cuelgues... ¡Román!... ¡Román!. David Díaz Hernández ("No le pidas al diablo que llore").

Viajes de noche a noche en el sudorLas miradas dobles y las máscaras rotasLa dictadura de lo uniformey los proscritos de sí mismosNo temas el acoso de tu sombraDe tantas sombras que te sigan el rastroNo mires hacia atrásVive este instante sin diosMuere como esquemaSólo así podrás nacer mañanaOlvidada tu piel de mil coloresen la gran paradojaen la diversidadimprudente pecadoTu camino.José Miguel Sánchez Gómez (Yoss) ("En la diversidad").

Se acoplan los cuerpos, tienen el mismo tamaño, él rodea el cuello con sus brazos, no comentan una sola palabra, sólo los músculos entablan una conversación, se estrechan un poco más. Las miradas temen encontrarse ahora que cada uno siente la respiración un poco entrecortada del otro, él piensa en el momento de decírselo y si debe hacerlo, tiene que esperar, un paso mal dado o una palabra inoportuna y todo se derrumbará. Ya se miran frente a frente, un gran brillo en los ojos, se acercan los labios ¡cuidado! ya se besan en un larguísimo beso, las lenguas entran y salen, se muerden los labios, sienten el calor en sus bocas, luego por el cuello, por las orejas, de nuevo los labios, ¿cómo te llamas? la primera pregunta y las tres primeras palabras, a él le gusta y mucho, teme en ese momento que se avecina, cuando tenga que decir la verdad, esa verdad que tanto le cuesta comunicar, por la que muchos se alejan por la ignorancia, o el mismo pavor, por la que algunos le catalogan como un bicho, algo despreciable. Pero aún siendo extraños aquél no ha tenido límites, siendo distintos ya no quiere engañar ni ser una mentira mucho menos quisiera que otra persona sufriera lo que él.Liut Hidalgo Echevarría ("Pase de noche").

 

SALIENDO A TOPE DEL ARMARIO

Número de jugadoras: de 2 a 6Recomendado para: sólo para mujeres, de 8 años en adelante.COMPONENTES NECESARIOS2 dados50 tarjetas de la Voz interior50 tarjetas de las Normas sociales25 tarjetas de la Suerte6 Vendas para los ojos1 botella de tequila1 Vaso6 Esposas6 Llaves para las esposas1 Receta para el bromuro6 marcadores para las banderas españolas y los triángulos rosas.ANTES DE EMPEZARElegir una banqueraConseguir una receta médica para el bromuroComprar una botella de tequila.OBJETIVO DEL JUEGOEl objetivo del juego es salir del armario, permanecer fuera de él y, finalmente, llegar antes que las demás jugadoras a Madrid o a Barcelona. La jugadora que llegue a la gran ciudad con 150.000 pesetas en el banco (la renta de un mes más un depósito de seguridad), gana el juego.CÓMO JUGARLas jugadoras empiezan en el ARMARIO. Cada jugadora cuenta con una cantidad de dinero inicial de 40.000 pesetas.Para salir del armario, hay que sacar doble seis.Una vez que una jugadora está fuera del armario, debe comprar un billete para Madrid o Barcelona (los billetes cuestan 10.000 pesetas y no se pueden canjear).A continuación, las jugadoras se dirigen a su destino, avanzando de casilla en casilla.Preparaos para echaros unas risas, y que la suerte decida quién es la mejor.REGLASQué hacer si se cae en un triángulo rosa: la jugadora debe coger una tarjeta de La Voz interior y seguir las instrucciones.EJEMPLOS DE TARJETAS DE VOZ INTERIORTienes una tía lesbiana: coge una tarjeta de la Suerte.Coges a tu novia de la mano en el Barrio de Salamanca: avanza tres casillas.Le has quitado la mujer a un hombre: mandas a otra jugadora de vuelta al armario.Ganas un caso sobre derechos de los homosexuales en el Tribunal Supremo: ve directamente a Madrid.Haces un curso sobre Feminismo: tira otra vez.Te despiden del trabajo: coge 100.000 pesetas por daños y perjuicios.Qué hacer si caes en una bandera española: la jugadora debe coger una tarjeta de las Normas sociales y seguir las instrucciones.EJEMPLOSTARJETAS DE NORMAS SOCIALES Tus padres son del Opus: un turno sin tirar.Le dices a tu tía que estás casi prometida: empieza de nuevo.Llevas una bandera gay a la reunión de la universidad, pero te la quitas al llegar: retrocede tres casillas.Tu madre lee tu diario: ve al Hospital psiquiátrico.Cuando una jugadora cae en el bar: cuando una jugadora cae en el bar de lesbianas, debe tirar los dados para determinar los tragos de tequila que tiene que beber antes de poder avanzar. No se puede salir del bar hasta que no se consiga sacar un mínimo de seis en los dados.Advertencia: algunos estudios indican que el alcohol puede ser perjudicial para la salud si no se consume en las cantidades adecuadas. Sará, S.A. no se hace responsable de los daños, accidentes, efectos secundarios, resacas o dolores de cabeza que puedan producirse a consecuencia de jugar a SALIR LA PRIMERA.Cuando una jugadora cae en la cárcel: cuando una jugadora cae en la cárcel, tiene que ponerse las esposas y tirar los dados para determinar las veces que tiene que prestar sus servicios a la carcelera para que la suelten.Cuando una jugadora cae en el hospital psiquiátrico: cuando una jugadora cae en el hospital psiquiátrico, tiene que tirar los dados para determinar la dosis de bromuro que se tiene que tomar. Si sacas 6 o 9 puedes pagar 9.000 pesetas y seguir avanzando. Todas las jugadoras que caigan en el Hospital psiquiátrico, deben pagar 9.000 pesetas las cinco veces siguientes que vuelvan a tirar (NOTA: si una jugadora no puede pagar las 9.000 pesetas, debe volver al hospital psiquiátrico y volver a tirar los dados para determinar la dosis).Cuando una jugadora cae en el Matrimonio heterosexual: debe tirar los dados para determinar los años de muermo heterosexual que tiene que soportar. La jugadora en cuestión deberá llevar una venda en los ojos hasta que termine su matrimonio. Si se obtiene un 8, significa que se DIVORCIA y, en ese caso, puede avanzar dos espacios y coger 100.000 pesetas en concepto de pensión.Tarjetas de la suerteSi la jugadora cae en un triángulo rosa que diga SUERTE, tiene que coger una tarjeta de la Suerte. Las cartas de SUERTE se pueden utilizar inmediatamente o guardarlas para cuando se necesiten (NOTA: si se saca un COMODÍN de las tarjetas de la Suerte, hay que ir directamente a la CÁRCEL).EJEMPLOS DE TARJETAS DE SUERTE Encuentras una buena terapeuta: avanza tres casillas.Tus padres te aceptan: coge 200.000 pesetas.Heredas de un tío en Alcalá: coge 1.000.000 de pesetas.Consigues un trabajo al que puedes ir sin pintarte: vuelve a tirar.¡BUENA SUERTE!