Nº 7 - Enero 1998

ARMARIOS SIN FRONTERAS

Difícil de imaginar pero cierto: el niño Berluscconi descansando apaciblemente en su cunita. En Nápoles, una organización humanitaria aprovechó las Navidades para diversificar sus ingresos con la venta de belenes cuyas figuras reproducen las caras más populares de la vida italiana. Nada mejor que divulgar tan beatífica y tierna pose de los mercaderes del poder, por muchos antecedentes fascistas que carguen sobre sus espaldas, para no terminar entre barrotes. Al grito de censores del mundo, uníos, la muerte de Lady Di reavivó las ansias controladoras de cuantos políticos carroñeros aprovechan cualquier cadáver para alimentar los sentimientos necrófilos de amplias capas poblacionales y, con ellos, prender su pira inquisidora. Finalizó 1997 con los analistas hablando de una prensa antes y después del Síndrome Diana, un síndrome que se proyecta más allá de la labor de los paparazzi.

Los negativos efectos de este síndrome sobre la libertad de expresión han quedado patentes en muy breves meses, dejando más desnudos que al petit Berluscconi a ciertos comentaristas de la nómina rosa. Es el cso de otro Petit, Jordi, quien desde su fiebre "normalizadora" y bien lejos de cuanto se cocía en esos momentos se esforzaba en calificar con "tiernas y normalizadoras" las exequias de Diana (Mensual, octubre, 1997). En principio, a estos plumillas con pluma, tanto afán normalizador les hace sentir como si alguien tratara de introducirle a la fuerza en una gran heterocentrifugadora para exprimirle toda la loca esencia de su identidad y alejarles para siempre del Planeta Marica. Porque el Síndrome Diana también incide muy negativamente en cuestiones que afectan a todas las lesbianas y a todos los gais.

Un caso claro es la respuesta obtenida en los medios de comunicación el anunción del Front D´Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) de impulsar una campaña de outing que desenmascare a esos maricones y lesbianas que compatibilizan su estancia en el armario con el colaboracionismo homófobo.

Los más conspicuos tertulianos de doble rostro, esos mismos que afirman defender los derechos homosexuales tras dejar bien sentado que ellos petenecen al mundo hétero, beben de la corriente moralista heredada de Diana para defender lo que llaman la intimidad de la persona. Ocultan que la información no se justifica por artificiales mensajes de presunta moralidad, sino por su capacidad de transmitir los hechos con veracidad. Y hasta los hay que consiguen maravillosos efectos en sus audiencias, con el apoyo de llamadas de gais y lesbianas que, por encima de su condición, hacen referencia a su presunta moralidad. A algunas marihabitantes se nos viene a la momoria las Cortes constituyentes de la II República, en 1931, que aprobaron un hecho histórico tan trascendental como el derecho al voto de la mujer. Ante una Victoria Kent abatida por similares elucubraciones entre la moral y la realidad, Clara Campoamor concluía tajante con una cita de Humboldt: "La única manera de madurar en el ejercicio de la libertad es caminando por ella".

Siete décadas después, en el Estado español, los argumentos apocalípticos y pequeño burgueses equiparan el sexo con la violencia, la frivolidad, la zafiedad y la estulticia. Inspirados por las pelas y los apeles, apelan incluso a una supuesta inteligencia y unos supuestos derechos que ellos mismos, acostumbrados a saciarse en el paternalismo populista, adjudican a unas audiencias a las que ni siquiera han sondeado. Claro lo dejaba al finalizar el año la Defensora del Espectador de Antena 3, Consuelo Alvarez de Toledo: "Yo quiero ver Antena 3 con compañía de mis hijos y de mis nietos sin tener que poner colorada". La fobia por el rojo y la pasión por procrear generaciones y generaciones que la acompañen en el sofá dicen todo sobre esta Santa Rita de fin de milenio.

Por supuesto, ninguno de estos mesías descifra cuál es la auténtica basura. ¿Será la apología del franquismo de algún revanchista presentador de TVE, la violencia futbolística o los chistes homófobos y heteromachistas? ¿Será la aparición de La Veneno, avanzada ya la madrugada, o los subliminales mensajes consumistas con que se machacan a niños y adolescentes en las franjas horarias de mayor audiencia? ¿Serán los paparazi o quienes compran, venden y manipulan su trabajo en un nefasto comercio que nada tiene que ver con la información?

Claro que tan insaciables apóstoles de la fe y el espanto ni conocen ni necesitan el rigor crítico. El mensaje único que ellos preconizan se basa en la ignorancia y en la irracionalidad. Y además, en este santo país les guía la luz popular de un partido gobernante que ha llegado a legislar, contra viento y Europa, lo que es o no de interés público y que, por la misma desfachatez política, podría imponer el interés general y la idoneidad o no de una noticia y hasta resucitar el parte obligatorio.

Por eso, estos plumillas pedimos a nuestra Magic Queen particular que inundara todos los armarios de grandes dosis de naftalina que obligasen a salir de ellos a sus habitantes. Y por si nuestra Queen también nos abandonara, propone a sus kolegas del Fagc que, a imitación de la organización humanitaria napolitana, creen otra similar de Armarios sin Fronteras y, como ellos, vendan belenes con las caritas de sus moradoras y moradores. Os los imagináis tan tiernos y normalizaditos, tan dulces y filiopaternales, tan rosaditos... ¿Quién se atrevería a decir que eso era un atentado a la moralidad imperante?

 

 

TRANS…LAS ESTRELLAS

ESTRATEGIAS CONTRA LAS AGRESIONES VERBALES

 

La transexualidad es una condición cuya principal característica se encuentra en la conciencia del individuo que la experimenta. Esta característica se puede describir como el sentimiento de no pertenecer al género asignado socialmente, sino al opuesto.

Una vez que somos conscientes de lo que nos sucede y asumimos nuestra transexualidad el principal problema que nos encontramos no es interno (dudas, malestar con el cuerpo, etc), sino "irónicamente" externo: la discriminación social, parece ser que a la mayoría de la gente no les hace nada de gracia esta cuestión, es más, increíblemente lo consideran como un insulto hacia ellos. Les incomoda, posiblemente porque desestabiliza en mayor o menor medida sus delicados esquemas psicológicos al poner en duda la supuestamente infranqueable barrera que separa los sexos. En estos primeros momentos somos extremadamente vulnerables ante los comentarios desaprobatorios de lo demás. Para evitar que estas agresiones verbales dañen nuestra persona podemos utilizar un sin fin de estrategias como las que a continuación describo: -Obtener un desahogo rápido mandando a hacer puñetas e incluso abofetear a la persona o personas en cuestión. A nosotras en particular esta forma no nos sirve de mucho pues luego nos quedamos nerviosas y resentidas.

-Negar nuestra transexualidad por encima de todo. Podemos por ejemplo explicar que en nuestra infancia hemos sufrido desarreglos hormonales que nos han provocado rasgos no deseados. A veces da resultado, pero el hecho de ocultar algo siempre provoca la aparición del miedo a que se descubra la verdad.

-La superación racional y con argumentos de dichos comentarios con el principal objetivo de tranquilizar nuestra conciencia impidiendo que nos la desestabilicen. De alguna forma, se trata de convencernos a nosotros mismos de que lo que nos están diciendo no tiene ni pies ni cabeza, y por tanto no nos va a afectar en absoluto. Como mucho nos producirá gracia o incluso pena el darnos cuenta de la gran importancia y borreguismo que padecen nuestros interlocutores.

Seguidamente vamos a exponer varios ejemplos de este tipo de estrategia:

1) Cuando nos dicen que no somos mujeres porque no podemos procrear pienso en la cantidad de mujeres no transexuales que tampoco pueden hacerlo, miro de arriba a abajo al individuo y sin perder el tiempo en contestarle seguimos nuestro camino con la certeza de que semejante ignorante es mucho menos persona que nosotras.

2) O que no somos mujeres porque no tenemos la regla. ¿Y qué ocurre con las mujeres no transexuales que por las causas que se tampoco la tienen? ¿Acaso son menos mujeres por carecer de dicha característica? No, mire usted, ser mujer no es sinónimo de tener la regla, poder tener hijos, tener el pelo largo, llevar falda, ser más sensible...¿En definitiva qué tenemos en común todas las mujeres? Lo siguiente: la certeza de pertenecer a un grupo de personas (que normalmente pueden tener hijos, tienen los pechos más desarrollados , la voz suele ser más aguda o tener un timbre característico, etc...) en contraposición al otro grupo (que suelen ser más velludos, más grandes, con los pechos menos desarrollados...) No hay por qué tener exactamente las mismas características que los estereotipos convencionales de estos grupos, sino el más importante, esto es, el convencimiento interno de pertenecer a uno de dichos grupos y de no pertenecer al otro (este convencimiento no tiene por qué ser estrictamente rígido y es algo que puede ir cambiando a lo largo de la vida).

3) O cuando a los transexuales que no nos hemos operado y usamos nuestros genitales para obtener placer sexual nos hacen creer que de esta forma demostramos pertenecer al género que nos han impuesto en el nacimiento y no al género del cual nos sentimos. Ante este dilema, al que en su momento dimos muchas vueltas hasta encontrar una solución que hiciera desaparecer los no pocos quebraderos de cabeza que me ocasionaba, adopté el siguiente razonamiento: cualquier persona con la que realizaran el hipotético experimento de cambiar sus genitales durante un determinado periodo de tiempo, estamos seguras que superada la gran sorpresa de los primeros momentos, aunque sólo fuera por simple curiosidad utilizaría dichos órganos y obtendría satisfacción sexual sin que por ello pusiera necesariamente en duda el sexo al que pertenece. Los transexuales somos sometidas/os a dicha prueba por la juguetona Naturaleza.

4) O si te dicen que no eres hombre porque no puedes penetrar ¿Qué sucede entonces con la gran cantidad de hombres no transexuales que debido a su impotencia tampoco pueden hacerlo? ¿O incluso aquellos a los que se les ha tenido que amputar el aparatillo por las causas que sean? ¿Dejan de ser hombres? ¿Qué son entonces? ¿Marcianos? Existen muchas otras formas igualmente satisfactorias de hacer el amor.

En fin, con un poco de imaginación y optimismo podemos echar por tierra los débiles argumentos (si es que los tienen) de las personas que no aceptan nuestra transexualidad y nos intentan intimidar con sus palabrerías. Para nosotras esta es la mejor estrategia para no permitir que los insultos nos dañen, pues ni siquiera es necesario contestar al agresor o intentar convencerle, sino que más bien elimina el problema de raiz al prepararnos para que, nos digan lo que nos digan, no suframos. Es como ponernos una vacuna que nos inmunizara contra los groseros comentarios. ¡Lo que de mi comente un borrego-agresor-ignorante para pretender hacerme daño me resbala por completo!

En definitiva, sucede que nos vamos a encontrar con muchos individuos que al menos durante nuestra fase de cambio nos va a proferir toda clase de burradas con el ánimo de humillarnos y dañarnos psicológicamente. Estas personas, si es que así puede llamárseles, no deben merecernos la pena. No debemos permitir que nos afecte su cruel sarcasmo.

 

 

EDITORIAL

MERCADO ROSA Y LIQUIDACION DE LOS ROJOS

 

Un tópico fundamental en la más contemporánea lectura de la cultura homosexual lo constituyen los gais y lesbianas como sujetos de consumo. El denominado mercado rosa, la peseta rosa, los famosos DINKs (doble renta y sin hijos), etc, hoy por hoy furor de la mercadotecnia, son los mejores indicadores de lo que está cambiando nuestro tiempo. Las indagaciones sobre los hábitos de consumo de los gais están, efectivamente, muy desarrolladas en aquéllos lugares donde se ha llegado a consolidar una comunidad numérica y orgánicamente importante. Lo político, más que nunca, se nos muestra indisioable de los análisis económicos sobre "la realidad homosexual". Estos patrones de consumo, se dice, se han convertido en elemento principal para entender la formación de comunidad e identidad en las modernas subculturas gais. Se ha especulado incluso con el valor simbólico del intercambio de los regalos que se proponen desde la publicidad dirigida a los gais como paradigma del amor entre hombres. Han emergido las consultoras dirigidas a negocios gais y las asociaciones de empresarios gais.

Proyecto Arco Iris, de Prisma Consulting Empresarial S.L,. constituye la primera y más sonada iniciativa de estas características que se impulsa en nuestro país. Sus premisas: gais y lesbianas constituímos un segmento de consumidores con alto poder adquisitivo, tenemos mayor preparación académica y resultamos más fácilmente alcanzables porque tenemos un campo de comportamiento muy homogéneo. Sus conclusiones: constituímos un grupo social con mayor nivel de renta que los heterosexuales (se indica que en EEUU y Gran Bretaña es de un 10% a un 20% veces superior, aunque no parece haberse hallado el porcentaje equivalente al caso español), presentamos mayor predisposición a la aceptación de innovaciones, mostramos especial sensibilidad hacia las campañas específicamente dirigidas a nosotros/as y gran lealtad a la marca.

Interpretación más puramente economicista del comportamiento y las actitudes de las lesbianas y los gais no podría encontrarse jamás. Y ni siquiera desde hay se sostienen con rigor sus premisas y sus conclusiones. En primer lugar, la idea de que gais y lesbianas tenemos mayor poder adquisitivo es realmente matizable y de muy dudasa intencionalidad política. Los gais somos en general lo mismo que la mayoría de los hombres heterosexuales de nuestro país: clase media trabajadora, y ello si nos desenvolvemos en contextos laborales tolerantes hacia el hecho homosexual, o practicamos la doble vida, o el disimulo en el trabajo, etc, aunque pudieramos admitir que gastamos más en ocio y en adquirir bienes de consumo rápido que en acumular un patrimonio familiar que asegure la transmisión genalógica de cultura y capital. Las actividades recrativas han sido desde siempre, no sólo el principal objeto de consumo entre los gais, sino también el motor principal del asocionismo. Luego a nadie le sorprende tal dato. Por otra parte, esta premisa no puede ser en absoluto extensible a las lesbianas ¿Una o dos mujeres solas tienen, a priori, más poder adquisitivo que aquéllas quedependen de la protección masculina? Lo dudamos. Aunque, sí pudieramos afirmar, inversamente, que para poder ser lesbiana y no morir en el intento cualquier mujer necesitase primero estár economicamente emancipada del padre, el marido o el candidato a marido.

En segundo lugar, ¿todos tenemos mayor preparación académica? ¿quiénes somos todos? ¿todos los que tenemos un un alto nivel adquisitivo? ¿en qué se aprecia? ¿en nuestra mayor tendencia a ir de copas para ligar que ha encontrarnos en museos y en librerías? En tercer lugar: todos tenemos un comportamiento muy homogéneo a la hora de consumir. Aunque eso pudiera ser mayoritariamente cierto, que todos nos entusiasmemos con los mismos productos o servicios y hagamos este o cual esfuerzo para adquirir una muestra de ellos, ¿quiere eso decir que todos presentamos el mismo grado de accesibilidad a los mismos? No es eso lo que sugieren estudios de mercado ya realizados en otros países occidentales.(Gays, lesbians, and Consumer Behavior, edit. por D.L. Wardlow, Nueva York/Londres, 1996). Vayamos por las conclusiones: mayor nivel de renta. ¿Qué quiere eso decir? ¿que como no criamos hijos, nos sale a más dinero per capita en la unidad familiar?. ¿Servirá esto de excusa para que Pujol u otro de los políticos neoliberales que nos deboran desalojen la mayoría de las prestaciones sociales de las que se beneficia el matrimonio del proyecto de ley de parejas? A este paso el inenarrable proceso de nacimiento de esta ley, cura de todos los males que nos afectan, se quedará en un mero reconocimiento, por nuestra parte, de que no todos somos unos promiscuos y que podemos hasta llegar a amar a alguien que no seamos nosotros mismos. Y el hecho de que presentemos mayor fidelidad a las campañas específicamente dirigidas a nosotros, ¿qué es lo que en realidad pone en evidencia, sino la alienación y la exclusión de cualquier forma de alusión al hecho homosexual en las campañas y estrategias de marketing dirigidas al público general?

En un momento en las voces más prominentes de la comunidad gai venden, en ese inaplazable mercado rosa, no ya sus capacidades profesionales -lo cual no deja de ser legítimo-, sino incluso su autonombramiento como "dirigente de.." o "exponente de...", es decir, lo que simbolizan para una colectividad determinada, no estaría de más recordar que ninguna comunidad humana que aspire a ciertos ideales de justicia e igualdad puede articularse jamás sobre objetivos tan netamente crematísticos. Como no lo está tampoco resaltar que la deseable y necesaria implicación en proyectos sociales de los negocios dirigidos a gais tampoco puede basarse exclusivamente sobre la ley del máximo beneficio. Y lo hacemos convencidos de que se equivoca nuestros particulares Macarthy cuando tal malévolamente sugieren que reivindicar una distribución igualitaria del bienestar, el conocimiento y la capacidad de elección son valores obsoletos, meras resonancias de un desacreditado pasado político.

 

 

DESORDENES DE GENERO

 

El eclipse del joven afeminado en el discurso adulto gai representa algo más queun peligroso vacío teórico; representa un nodo de aniquilante homofobia, misoginia, pedofobia y odio internalizado que ha llegado a resultar central para los análisis afirmativos de lo gai

Con este que acabó se cumplen ya más de cinco años de despsiquiatrización "oficial" de la homosexualidad. La retirada de esta "parafilia" de la Clasificación Internacional de Enfermedades por parte de la Organización Mundial de la Salud ha constituido, sin duda, un importante acicate para que numerosos gobiernos y organismos supranacionales miren hacia realidad heredada por gais y lesbianas tras décadas de criminalización y patologización. Ciertos derechos han sido impulsados a raiz de esta decisión de trasfondo vergonzante rara vez reconocido. Pero los atentados contra el individuo perpretados por la medicina moderna no terminan nunca de revelarse. La apartura de los archivos del Home Office británico aportaba el pasado mes de noviembre nuevas pruebas de lo que nunca fue un secreto para casi nadie: numerosos presos homosexuales sometidos en la década de los 50 a electrochoques y experimentos agresivos por académicos del Birkbeck College de la Universidad de Londrés. Y no se tranta "tan sólo" de historias pasadas y sin consecuencias en el presente. El último Congreso Mundial de Psiquiatría celebrado en Madrid, hace ahora dos años, sacaba también a luz que las terapias aversivas (electrochoques, lobotomías, eméticos...) son aún moneda de uso corriente en muchos países del mundo desconolizado.

En Occidente, en cambio, se admite ya de forma general que el poder de los psiquiatras sobre el destino de gais y lesbianas ha quedado desplazado para siempre. Esta conclusión es sólo parcialmente cierta. No se aplican aún, desde luego, procedimientos que impliquen la agresividad física de los mencionados. Pero el prejuicio y la estulticia siguen actuando como factores de distorsión en numerosas consultas y manuales psiquiátricos. De hecho los Gender Disorder of Childhood, traducidos al castellano como "Trastornos de la identidad sexual en la infancia" siguen considerados una patología en la Clasificación Internacional. Así los interpreta José Luís López Ibor, baluarte de psiquiatría española cuyos procedimientos aversivos aplicados en el pasado sobre "pacientes homosexuales" todavía pueden encontrarse impresos: "El diagnóstico del trastorno de la identidad sexual en la infancia requiere una profunda alteración en el sentimiento normal de masculinidad o feminidad (...) Su característica esencial es el deseo general y persistente del enfermo ser (o insistencia de que se es) del sexo opuesto al propio, junto a un intenso rechazo del comportamiento, atributos y atuendos del mismo (...) El comportamiento abiertamente femenino puede disminuir durante la adolescencia temprana pero los estudios de seguimiento demuestran que de un tercio a dos tercios de los chicos con trastorno de la identidad sexual en la infancia presentan una orientación homosexual durante la adolescencia y después de ella" (Meditor, 1992).

No se trata de un ejemplo rebuscado ni una postura exclusiva de miembros recalcitrantes del stablishment psiquiátrico prior al movimiento de despatologización. La psiquiatría revisionista que surge en EEUU tras la primera victoria de este movimiento (allí la retirada de la homosexualidad de la clasificación de enfermedades se hizo oficial mucho antes, en 1973) también parece partir de las mismas premisas. Richard C. Friedman (Male Homosexuality: A Contemporary Psychoanalitic Perspective, Yale, 1988) y el psiquiatra no psicoanalista Richard Green (The Sissy Boy Syndrome and the Development of Homosexuality, Yale, 1987) se mueven en muy similar dirección. Para estos revisionistas un hombre gai saludable es aquél que ya ha crecido y actúa de forma masculina; de hecho el afeminamiento en el hombre gai adulto es conceptualizado por Friedman, por ejemplo, como "patología global del carácter" y como lo que él denomina "la parte inferior del espectro psicoestructural".

El movimiento despatologizante nunca se distanció lo suficiente de lo que la nueva psquiatría categorizó como Core Gender Identity para defender la temprana emergencia de un sentido básico de ser macho o hembra -male o female, lo que de forma más simplista e imprecisa López Ibor describe como "sentimiento normal de masculinidad o feminidad"- . La consolidación de este sentido se concibe de esta manera como una fase previa e incluso independiente de la cristalización de las fantasías sexuales y la elección del objeto sexual. Un planteamiento muy útil para un movimiento gai que tratado de romper una larga tradición de ver el género y la sexualidad como categorías continuas e interdependientes.

Sin embargo, la feminofobia implantada en importantes sectores de la comunidad gai ha respondido y responde aún hoy día a una actitud menos racional. Ha de explicarse en parte por la posición marginal y estigmatizada que ocupa socialmente incluso el adulto afeminado, a menudo rechazado como representante de la misma. (Tal vez no es casualidad que el uso jocoso del femenino que hace este periódico y otras publicaciones gais haya resultado uno de los aspectos más repudiados por sus lectores en el sondeo de opinión iniciado por Planeta Marica en su anterior número). Razones todas que ayudan a entender por qué el movimiento despatologizante ha prestado tan poca atención a la cuestión de los desórdenes de género. Cierto es que la disociación entre género y sexualidad planteada en los términos propuestos por el revisionismo psiquiátrico desnaturaliza la elección del objeto sexual, pero renaturaliza el género radicalmente, postula un auténtico femenino y a un auténtico másculino y justifica, por tanto, y solapadamente, la inevitabilidad de formas determinadas de violencia y ostracismo. Una violencia y un ostracismo que según las estadísticas de Eve Kosofsky Sedgwich hace los jóvenes gais y lesbianas dos o tres veces más proclives a los intentos de suicidio.Una violencia instalada por la norma (una construcción cultural) en los contextos vitales donde se desenvuelven pequeños individuos que fallan en conformar los géneros "coherentes" y culturalmente intelegibles.

Si tu pluma les molesta clávasela. Again.

 

 

EL CURSO DE LOS ASTROS

LESBIANAS Y GAYS COMO OBJETOS DE ESTUDIOS DOCTORALES EN LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA (PSICOLOGIA Y SEXOLOGIA)

 

La publicación del libro ConCiencia de un deseo singular (del que ya hablamos en el anterior número de Planeta marica) nos dejó con una duda y una curiosidad: aparte de las investigaciones reseñadas en esta publicación -que tienen por objeto una visión libre y positiva de las prácticas lesbianas y homosexuales en distintos ámbitos disciplinarios-, ¿cuántas tesis se han leido en los últimos años en la universidad española que hayan tenido como objeto de estudio a lesbianas y gais? ¿quién nos estudia? ¿desde qué posicionamientos?.

En un intento de responder a estos interrogantes hemos realizado una consulta a la base de datos Teseo del Ministerio de Educación y Cultura (accesible en Internet, http://www.mec.es/cgi-bin/SFgate), empleando los términos de búsqueda truncados "homosexual*" y "lesbian*". Las tesis doctorales seleccionadas han sido 48, un número muy pequeño si tenemos en cuenta que la búsqueda de estos términos se ha llevado a cabo en todos los campos del registro (título, resumen y descriptores) y, como comentaremos más adelante, casi la mitad de las tesis recuperadas son estudios de diferentes aspectos de la pandemia del sida.

Pese a que estamos convencidos de que el número de tesis doctorales sobre lesbianas y gais en la universidad española es superior (una prueba irrefutable: la mayor parte de las tesis doctorales de los autores del libro reseñado y de otr@s amig@s no se encuentran en Teseo) la información recuperada nos puede servir para sacar algunas conclusiones. De los 48 trabajos de investigación que estudian en mayor o menor medida a lesbianas y gais, 22 son estudios sobre la pandemia del sida, la materia de otro son las E.T.S. en general, 2 tratan de la hepatitis B, otro de la hepatitis C, otro del herpes genital y otro de los condilomas acuminados. Dejando a un lado estas tesis patológico-sexuales (que suponen más del 50%), el resto se distribuyen en las distintas materias: literatura (5), psicología y desarrollo de la identidad homosexual y lesbiana (4), sociología (3), sexología (3), medicina (2), lexicografía (1), bellas artes (1) y cinematografía (1).

Entre las tesis que se enmarcan en el terreno de la psicología predominan las que estudian el proceso de toma de conciencia y desarrollo de la identidad homosexual, llegando en algún caso a la conclusión evidente de que una vez que la homosexualidad se acepta e integra se vive de forma positiva ("Proceso de desarrollo de la identidad homosexual" de Encarnación Sonia Soriano Rubio, Universidad de Salamanca, curso 95-96). Otra de las tesis ("La elección homosexual" de Elisa Lidia Valero Ruiz, Universidad de Murcia, curso 94-95) parece responder a la obsesión tan conocida y tan rancia de demostrar la influencia de la figura paterna en la orientación sexual de los hijos varones (y, a juzgar por las conclusiones presentes en el resumen, confirma esta idea). El título del tercero de los trabajos ("Aproximaciones teóricas y tratamiento conductural de la homosexualidad masculina", de Salvador Alario Bataller, Universidad de Valencia, curso 89-90) da un poco de escalofrío. Lástima que no aparezca el resumen de su contenido en el registro de la base de datos. La última de las tesis que hemos denominado psicológicas ("Análisis psicosociológico del comportamiento amoroso" de Carlos García Yela, Universidad Complutense de Madrid, curso 94-95) es una investigación que trata de determinar las principales dimensiones del comportamiento amoroso, los principales predictores de la satisfacción amorosa y sexual y la evolución temporal de la relación amorosa. El estudio empírico del que se informa trataba, además, de verificar algunas hipótesis sobre diferencias entre determinados grupos (hombres y mujeres, hetero y homosexuales, etc.). Las conclusiones no informan de la verificación o no de estas hipótesis, aunque seguramente nuestra experiencia de gais no nos permita albergar muchas dudas.

Dos de las tesis que informan de investigaciones sexológicas ofrecen los resultados de estudios sobre la conducta sexual de los adolescentes. La primera de ellas ("Estudio de la conducta sexual del adolescente murciano" de José Hernández Martínez, Universidad de Murcia, curso 81-82) estudia la conducta sexual de 7.942 adolescentes estudiantes de BUP y COU de la Región de Murcia (entre otras cuestiones, se estudia las prácticas homosexuales y lesbianas y los factores que pueden actuar como determinantes). La segunda de las tesis ("La sexualidad en los adolescentes valencianos, 14-17 años" de Julián García Blanco, Universidad de Valencia, curso 92-93) estudia una muestra de 810 adolescentes valencianos, intentando determinar, entre otras cuestiones, las relaciones homosexuales correlacionándolas con el sexo, la edad, los estudios, la residencia, la profesión y los estudios de los padres, el nivel socioeconómico, la religión, la afinidad política, las relaciones con los padres, el uso de drogas y el nivel de actividad sexual. La tercera de las tesis ("Creences i actituds sobre sexualitat i sexisme en l´alumnat de 12 a 16 anys dels centres d´ensenyament public de la ciutat de Barcelona" de Tomás Ibáñez Gracia, Universidad Autónoma de Barcelona, curso 92-93) investiga las creeencias, actitudes y comportamientos sobre sexualidad y sexismo del alumnado de 7º de EGB y 1º y 3º de BUP y FP de los centros públicos de Barcelona, así como la posición de las juntas directivas y los claustros de dichos centros respecto a la educación afectiva y sexual y la coeducación. Entre otras cuestiones, se estudian los prejuicios sobre la sexualidad, la opinión sobre la homosexualidad, las E.T.S. y el sida.

Más información sobre las tesis doctorales que nos utilizan como conejill@s de indias y algunas conclusiones en el próximo Planeta marica.

 

 

LA REBELION DE LAS MARCAS:

DEL FABOURG ST. HONORE A LA CALLE AMPARO

 

Cuando asistimos en este fin de siglo al baile de nuevos nombres que van ocupando las tradicionales casas de costura - Alexander Mc Queen en Givenchy, Galliano en Dior, Margiella para Hermes,etc-parece que olvidamos que toda esta estructura ya hace tiempo que murió y esto no es más que una nueva farsa para redecorar viejas tumbas y añorar a las pasadas glorias del dedal. Si Donatella Versace anuncia que, por respeto a su difunto hermano, no habrá colección de alta costura, aparte de disimular su escaso talento para el oficio y el reducido beneficio económico que proporciona, nos está dando pruebas de que el negocio se agota y realiza un paso de gigante, hacia atrás, del que ni ella misma creo que sea consciente, hacia el fin de la moda. Se está así apostillando este último medio siglo de modas y marcas; no de la alta costura,que como ya indiqué, murió hace más de cuarenta años y que, como la momia de Lenin, reposa embalsamada en los antiguos panteones del Fabourg St. Honoré o la Avenida Montaigne, sino de la moda misma, prêt-a-porter- o moda pronta. Cuando las firmas de ropa se reducen al nombre de un perfume y los creadores hacen desfilar a sus modelos, como en la película de R. Altman, semidesnudas por las pasarelas, se percibe que se nos acaba lo que se daba y que este nuevo fenómeno de renovación indumentaria nos va a traer la auténtica socialización del trapo.

La moda, que surge en la segunda mitad del siglo XVI como movimiento liberador de ataduras morales y psíquicas para la mujer y el hombre renacentistas,va perdiendo en el XIX ese carácter revolucionario con el que nació , porque la alta burguesia francesa y su alta costura surgidas tras la Revolución ahogarán con su visión particular y exclusivista cualquier intento de libertad personal, mental o física. Tendremos que esperar, ya en este siglo, a los años cincuenta y sobre todo en los sesenta con el ready to wear americano y su versión francesa, el prêt-a-porter, al primer intento desestabilizador en el sector. Será pura ilusión porque las producciones en serie o la repetición por miles de los modelos caerán en los mismos vicios, si acaso más vulgarizados, de su antecesora. Si antes vivíamos bajo la batuta de los modistos ahora serán los estilistas, especie nueva y sin catalogar todavía, quienes dicten nuestros gustos y pasiones. Es increible el grado de aceptación que consigue la moda gracias a la capacidad de mimetismo del personal y como éste claudica con mayor o menor conciencia a la imposición de estilos inventados por no se sabe quiénes.

Tras la Ata Costura llegó el Prêt-a-Porter y tras éste vendrá la nada. No es escandaloso pensar que lo que nació en un momento histórico como fenómeno social desaparezca tras una larga o breve, según se mire, existencia. Es ley de vida que lo que nace y crece en un momento dado, desaparezca. El divismo de la moda y sus símbolos en estos últimos tiempos evidencia lo que será el canto del cisne de algo que ya nada nuevo ofrece.

Cuando las grandes firmas contratan a expertos de la prestidigitación, maestros en el arte de mostrar lo que no existe; se hacen desfiles de ropa donde no hay tal y flotan sobre las pasarelas ideas sin una consistencia material; cuando el fin del mercado de la moda es vender lo que no es precisamente moda y sólo podemos estar seguros del nombre mismo de las firmas, entonces sí sabemos que el fin del proceso está cerca. Este imperio de lo falso al que asistimos sólo atiende a la idea genérica de marca olvidándose del producto y he aquí donde todo el mecanismo de la moda se corrompe. Sin producto no hay nada. Puedes comprar la marca sin necesidad de comprar objetos exclusivos de ésta. Las señoras de Serrano se abalanzan sobre los puestos de pañuelos falsos de firma a las puertas de Mark & Spencer a sabiendas de que no son auténticos y devoran louisvuitones, chaneles, fendis o rabannes con el único propósito de comprar la idea de marca. En los mercadillos callejeros, en el Rastro o en Tetuán las clases medias y bajas arrasan con los falsos adidas y nikes y las calles de Lavapiés y alrededores de Tirso de Molina se convierten en las nuevas avenidas del consumo de marca. El tránsito comercial de Via della Spiga o de 5th Avenue ha cedido ante la fuerza de Mesón de Paredes y la calle Amparo y si la gente desea fijar sus ojos en mercados más amplios posarán la vista en Turquía o Marruecos. Ante tal revolución de lo falso sólo me queda decir CIAO!, que yo me dedico a otra cosa.

 

 

LESBOESPACIOS

EXISTIR EN LA OKUPA

LAS AGRESIONES SEXUALES: UN PROBLEMA POLITICO

 

Desengáñate coleguita, queremos decir que pases ya, que pasemos todas del engaño con el que el patriarcado pretende acallar tu rabia cuando te dice machaconamente que lo que te ha pasado a ti, o ami o a cualquiera de nosotras es una cuestión privada. En las agresiones machistas no hay nada "privado", es una cuestión política y los cerdos machistas que la llevan a cabo, desde el descomunal violador nocturno hasta tu compañero de OKUPA no son en absoluto un caso aislado; su existencia sólo es posible gracias a que en torno suyo hay un medio social que los disculpa, encubre y alienta.

El cerdo que te ha agredido a ti, a mi o a cualquiera de nosotras lo HACE PORQUE ESTA SEGURO DE SU IMPUNIDAD y sabe que somos nosotras, las agredidas, las que tendremos que demostrar que no somos culpables. El siempre será inocente mientras "no se demuestre lo contrario". Ese medio social que encubre, disculpa, protege y alienta al cerdo, te exigirá que demuestres lo mismo que haría un tribunal: que tú no querías, que no "provocaste", que te resististe, que hubo penetración, que tienes moratones por todo el cuerpo, etc. Así que, coleguita, no perdamos el tiempo en demostrar nada y tratemos la agresión sexual como lo que es en realidad: un problema social, un asunto público que debe ser combatido con denuncias también públicas y acciones directas colectivas. Vamos a renunciar de una vez por todas a la compresión de nuestros supuestos compañeros de lucha. Venga, reconócelo conmigo: "los feministos" no existen. Si existieran, la mani del Orgullo Gai y Lesbiano no cabría en el escaso recorrido que va desde la Puerta de Alcalá a Sol. Si tus compas y coleguis fuesen realmente antipatriarcales y antimachistas no les importaría que les confundieran con maricas e irían en masa a la mani del 28 de junio.

Sin embargo, me permiten el lujazo de levantar la bandea del antipatriarcado y decir que apoyan la lucha feminista (de boquilla, claro) porque al fin y al cabo quedan bien y nunca les confundirían con una mujer. LLegan incluso a tolerar la "autodefensa feminista"", en teoría claro está, aunque en cuanto tengan un libro en la mano se permitirán hacer chistes tontos sobre el tema. Pero cuando una acción de autodefensa colectiva les toca de cerca a uno de ellos, a eso lo llaman "linchamiento" y se vuelven curiosamente "demócratas" y exigen pruebas.

Pero nosotras no tenemos que probar ni demostrar nada porque no vamos a jugar su juego. Vamos a luchar juntas, con denuncias públicas, acciones directas y en definitiva con todos los medios que creamos necesarios

 

 

AGENDA

 

LA LUPE, CAFE CANTINA

Jueves Actuaciones, a las 23.00 h. J.29 de enero: Los Ailovius J.5 de febrero: Las Drásticas J.12: Antonia Sanjuán J.19: Moraima "el Huracán del Caribe" J.23: Los Ailovius. Abierto todos los días desde las 16.00 h.

 

THE MOSKITO, BAR

Abierto de lunes a sabados a las 20 h., domingos a las 18h.Dj`s: jueves a las 23 h., viernes y sabados a las 24 h.Domingos; de 22 h. a 1h. Off the Record por DJ ASHES.24 de enero: Jorge Molero. Breakbeat technoJ.29: dj Nano. hip-hop, funkV.30: Ciril Invert.2 3. drum ´n´ bassS.31: dj Sterolove. freestyleJ.5 de febrero: Iñimax. funky jamV.6: dj InvertS.7: dj Nano. hip-hop, funkJ.12: Fiesta SushimovilV.13: Paz CorralS.14: dj Ashe. -The RoomJ.19: dj Floro. etnikoV.20: dj´s Hostil+KikonS.21: Mulletheadz

 

LA VENTURA, CAFE

Viernes y sabados Dj`s invitados.Abierto todos los días desde las 20.00 h.

 

KAPPA, CAFE BAR

Exposiciones de pinturaAbierto todos los días de 20.00 a 00.30 h.

 

EL MOJITO, BAR

Hasta el 31 de enero: Exposición de Val (figurinista)J. 12 de febrero; a partir de las 22h.: Fiesta IV Aniversario de El Mojito Os esperamos para tomar una copaAbierto lunes a jueves: de 21.00 h. a 02,30 h. Fines de semana: de 21.00h. a 03,30 h.

 

HOT

El jueves 22 de enero Hot celebró su primer aniversarioAbierto todos los días de 20.00 a 24.00 h.

 

BERKANA, LIBRERIA

Abierto de lunes a viernes de 10.00 a 14.00 h y de 17.00 h a 20.30 h. .de 12.00 h a 14.00 h y de 17.00 h. a 20.30 h.El 31 de enero finaliza el plazo de presentación para el 1º Premio de Novela Gay - Lesbiana "28 de Junio" convocado por la Editorial EGALES. Fallo: el 28 de junio de 1998.

 

SEXOLÓGICA, LIBRERIA

Glamour, Música, Cine e Ilustración.Casi todos los temas en libros, revistas, comics, posters, postales, fotos, pegatinas, fanzines, caratulas canal +.

 

PARÍS-HOLLYWOOD STARS, VIDEOCLUB

Abierto de lunes a sabado de 10,30h. a 21,30h. ininterumpidamente. Domingos y festivos de 12h a 15h. y de 16h. a 19h.Venta, cambio y alquiler en video y cd-rom. Más de 4000 títulos, con casi todos los temas. Últimas novedades y renovación constante. Precios superconómicos y ofertas continuas a diario.

 

JOSE SEGOVIA, MASAJES

Terapia personalizada. Técnicas de masaje sueco, deportivo, drenaje linfático manual, aromaterapia y relajación, digitopuntura y streeching.Bonos especiales. Atención de lunes a sábado, 17.00 a 22.00 h.

 

BARBERILLO DE LAVAPIES

Abierto a diario desde las 19.00 h.

 

ACHURI, RESTAURANTE

Exposición permanente de arte africano.Comidas y cenas.Menús especiales vegetarianos

 

ESKALERA KARAKOLA, KASA OKUPADA DE MUJERES

Jueves bollero, viernes tetería, sábados y domingos de tapeo.Asambleas abiertas a todas las mujeres

 

FRAUEN, ASOC. CULTURAL

A lo largo de enero y febrero; los martes y los domingos, a las 20.30 h.Cine: ciclo de películas de Sergei Einsenstein

 

LA ATREVIDA,ENOTECA

Vinos y productos con Denominación de Origen. Deliciosas tapas y raciones.Quesos y embutidos de la península.Vermut de barril, cervezas.Abierto a diario de 12.00 a 16.00 h y de 20.00 a 01.00 h. Lunes cerrado. Fines de semana por la mañana. Migas en el aperitivo

 

PRADO REBELDE, MASÍA

Vacaciones, relax y cancaneo en el Ampurdán de Girona. Reservas durante todo el día en el tlf 972 63 50 37

 

MARCELO SOTO, TALLER DE ESCRITURA CREATIVA

Para narrar historias, para construir personajes, para dialogar de forma creible, para describir con los cinco sentidos.

C/ Hortaleza 62, 1º D. Tlfno: 531 18 15.

E-mail: msoto@arrakis.es

 

STAFF de Planeta Marica

Fernando Foncillas, Juan Ramón Díez, David Amor, José Decadi, Juan Carlos Pérez, Jocé Antonio Frías, Juanita Banana, Nube Roja, Urbano Hidalgo, Ricardo Llamas, Jesús Caballero, Manuel Grepi, Javier Sáez, Marcelo Soto, Patricia Rodríguez.

 

 

Edita Sará SA, apartado 8294 28080 Madrid.

Teléfono y Fax/módem 4795504,

email:

decadi@eucmax.sim.ucm.es

Imprime Xiana Color

y Hartza lo mete en la botella, le pone el tapón y lo echa a navegar por Internet