MI SEXO NUNCA SERA TRANSPARENTE

Mi querida Bárbara,A veces el azar juega tan malas pasadas que llega parecerse mucho a un destino . Por eso es mejor que juegues tú con el azar porque la suerte es un invento para las que se arriesgan. Y te repito estas frases , las mismas que tú me decías años atras , apenas conocerme . Las mismas que desencadenaron la locura hermosa de sabernos diferentes . Ruidosas.

Yo sé que siempre has luchado contra la explotación que imprime la autenticidad , contra el sello originario del deber ser y del saber estar , contra el sentido que fija la identidad , paralizándo y secuestrando el deseo del viaje, ese viaje tuyo a través de tu cuerpo que siempre me ha fascinado y que a veces me he atrevido a imitar . Has irritado a muchas tan sólo con tu presencia, las confudías con tus formas y con tus movimientos inesperados. Reías a carcajadas y miraban el escándalo de tu boca con perplejidad esperando ansiosas un silencio que nunca llegaba. Tus palabras ni exactas ni justas , más bien se estiraban o se encogían en busca de sentidos nuevos . No te entendían , pero tú sabías que no podrían dejar de escucharte , ese empeño ridículo por saber quien eras, qué hacías o por lo menos de dónde venías y con quien estabas dispuesta a follar. Me gusta el color de tu nueva batidora. Azul.

Llegaste a ser una ficción , una bollera de naturaleza plurihumana en un mundo (¿sobrevivirá? ) que profundiza más y más en la hipertrofia de los sentidos, que se empeña concienzudamente en asignar a un nombre un sexo, a un estado una naturaleza, y a una experiencia una , y solamente una, posibilidad de existir ; que reparte trofeos celestes en nombre de una tal Beatriz , que nunca se ha tomado un trago de queer , y con todo , y aún así y todo eso , y más , que ahora no se me ocurre , dicen que legitiman nuestra vida , y así pretenden escondernos .

Y mientras el orden se acontece en monoritmos de heterosexualidad decadente , Bárbara, tú , se transforma una vez más en otra más inadecuada todavía . Le has puesto un motor nuevo a tu batidora; triturar , mezclar , diluir . No había nada que legitimar , ni en nombre de nadie ni por nadie ni para nadie ... tú sexo no es transparente , tu sexo inconexo reclama los placeres ocultos que como hongos se multiplican entre los dedos de tus pies, todavía de carne y hueso; tu sexo inconexo entiende las lenguas extranjeras , obscenas, plausibles y peligrosas. Me he dado cuenta que lo más divertido en ti es tu batidora que ha escupido toda la teoría por la cocina. ¿ Me la dejarás probar?.

Tu cuerpo en parte el cuerpo , figuras caotica , y exploras hasta tus adentros con destreza , el diseño de una geometría obtusa que cae masturbándose de placer . Yo puedo jugar contigo porque no eres real . No me importa ya cuál es tu verdadero aspecto , tu cuerpo en proceso de formación. , simbiosis entre lo imaginable y lo posible. Me estimulas con tu tercera mano , la perfección de tus movimientos , esos movimientos musculares involuntarios a distancia. Tienes más sentido. Pienso : ya no es la libertad de ideas sino la libertad de formas : la libertad de modificar y cambiar e l cuerpo . La pregunta ya no especula sobre si la sociedad permitirá la libertad de expresión a las bolleras, sino sobre si la ética ( la hay) nos autorizará para la realización de codificaciones genéticas humanas alternativas . Tu me dijiste que sí , y ha sido cierto . Amo tu vida híbrida , biológica , electrónicaa y artificial . Tan bella complejidad . Tu sexo nunca será transparente . De lo que se come se cria. Te he comido tantas veces . ¿Qué comes? ; tu deseo punzante de desacerte paulatinamente del peso de lo orgánico . Me atemorizó la idea de ver desaparecer nuestros cuerpos , me acomodé a tu máquina. Tu red es vasta e infinita , deconstruir la identidad no significa deconstruir la política. Actuas , elevas tu consciencia y te rebelas contra la explotación. El hipertexto es un buen lugar para correr. Nuevos seres para algunos mundo y no para otros. Tú , ella , nosotras , vosotras , ellas y yo copiándote .

Ahora ya me gusta más tu sexo. Curiosidad pasmosa , el acecho ..... hiperplacer , no sé porque escribo así , debería justificar históricamente mi existencia , no me sale. No estoy equipada con las tecnologías para estar a la altura de las circunstancias . Me he enfadado . La obra y la obrera se confunden. La carne roja agrietada por alambres . Todo confluye en tu sexo -máquina obscura- , en esa inmensa pantalla de proyección. Me enmudece parcialmente la bestial realidad cotidiana en la que hombres y mujeres a veces seguimos viviendo. Puedo verte al revés y me dices todavía más. Bárbara , debo decirte ahora que siempre me pones nerviosa cuando vamos al cine los domingos , y mis cadenas de ADN se equivocan y voy perdiendo cromosomas por el Rastro.

Bárbara esta es una llamada a larga distancia ; el estatus heterocelular se suicida velozmente. Cuerpos en ruinas . Suicido en cadena. Los virus son vectores de información que nos unen a tod*s , y yo he hecho una alianza con una gorila centroafricana que me ama y mis oportunidades de vida o muerte entran en la RED como una historia real del nuevo orden mundial.La hiperrealidad bollera.

AGUA LUNAR

Rodeada de estrellas que describen círculos, la Luna lame con su lengua orbital,la piel azul de la Tierra. Ella, al sentir el fuego blanco y transparentede su amante, balancea mares, desgarra montañas.La Luna, cuerpo volcánico,ruge y chorrea porsus cráteres.Los heterosabiosacaban de descubrir aguaen la Luna. El origen de ésta esde sobra conocido por todas las bollopracticantes.Cuando los heterocientíficos se decidan a observar bien,descubrirán además la verdadera bolloconjunción cósmica de la que las bolloplanetarias venimos disfrutando desde que el mundo es mundo.

EUROPA, MADRID Y LAS POLITICAS DE LA DIFERENCIA

Recuerdo que me sorprendió cuando Rosi Braidotti -quien coordina la Red de Estudios Feministas de la Comunidad Europea y fue profesora mía durante el tiempo que atendí a clase en la Universidad de Utrech (Holanda)-me planteó que no veía otra salida viable para Europa que lo que ella definía como una "socialdemocracia de las singularidades humanas". Hablaba de una sociedad de bienestar con un Estado no muy intervencionista en lo social que se empleara más qEue nada en derivar recursos públicos hacia las minorías y diferencias históricas, de manera que éstas pudieran articular por si mismas las estrategias que considerara pertinentes conforme a sus necesidades existenciales y reclamaciones políticas. Hablaba de una socialdemocracia de las mujeres, de los gais, de las minorías étnicas y culturales. Jospin acababa entonces de subir al poder en Francia, y sus continuas apelaciones a la clase obrera sonaba extrañas y desfasadas para aquella mujer de ojos enormes. Recuerdo que me sorprendió, e incluso me resistí en principio a su idea, porque su trayectoria como intelectual nada tenía que ver con el pensamiento socialdemócrata y porque yo no participo de esa interesada visión de las cosas según la cual hemos llegado a un momento de la Historia en el que las clases sociales se han volatizado para siempre. Existe hoy día una gran tendencia a individulizar las cuestiones sociales y a explicar las desigualdades socioeconómicas en función de rasgos individuales: tú estás ahí porque eres más listo y tú te has quedado allá porque eres más tonto (el racismo científico que promueve en nuestra universidad el profesor Quintana y su teoría sobre la inferioridad intelectual de la raza negra anda muy próximo a estos planteamientos). Lo cierto es que, en mi caso particular, ni mis origenes humildes, ni mi formación política, ni mi ética personal me permiten secundar esa idea. Porque naturalmente sí importa desde qué posición social partimos a la hora acceder a la vida pública, puesto que ésta no es ajena ni a la raza, ni al género, ni a la identidad sexual ni, desde luego, a la clase social.

Eso es lo que tal vez quería transmitirme Braidotti. No que las clases sociales hayan desaparecido, sino que hoy por hoy somos producto de vectores de poder complejos y que el feminismo, la negritud o incluso la gaidad (por no mencionar otras luchas menos identitarias como el ecologismo o el antimilitarismo) constituyen formas de conciencia ideológica más propias de nuestro tiempo. Ella contemplaba ya desde aquella ciudad situada a sólo 30 km de Amsterdam lo que -si el FMI y las leyes de extranjería no lo remedian- se avecina como una Europa del mestizaje y la diversidad sexual, y luchaba desde su cátedra de Filosofía en Women ´sStudies (tengo entendido que sige haciéndolo) contra aquellas expresiones de la racionalidad occidental que han hecho de las particularidades y diferencias humanas sinónimo de inferioridad, autoexclusión o envilecimiento. Con esta deducción afloraba otra idea bastante foucaultiana: las luchas de los homosexuales, las mujeres o las minorías étnicas son sobre todo luchas contra los privilegios del conocimiento, contra los dispositivos sociales de poder y saber que se empeñan en establecer quiénes somos y quiénes no somos, que nos obligan a replegarnos sobre nuestra propia identidad como forma de constreñimiento. No olvidemos, por ejemplo, que la del movimiento gai ha sido durante cerca de un siglo una lucha constante por desplazar el poder de los psiquiatras y otros profesionales médicos sobre la política sexual y la percepción social de lo sexual.

Combatir el racismo, el sexismo y la homofobia científica sigue siendo, desafortunadamente, una tarea fundamental de nuestro tiempo. En Holanda, espejo de los más prestigiosos Estados de Bienestar, ésa era una idea que parecía muy clara entre las minorías organizadas y los sectores progresistas. De hecho, las feministas holandesas y, sobre todo, el COC, la mayor organización para la defensa de los derechos homosexuales de Europa, jugaron un papel fundamental en la fundación de los tres departamentos de Estudios Gais y Lesbianos de que dispone la Universidad del país de los canales. Tanto es así que muchos miembros de la organización, como Judith Schuyff o Jean Luis Duvendak son hoy a su vez investigadores principales de dichos departamentos. Los interlocutores sociales del colectivo homosexual holandés parecen haber tenido siempre muy claro cuál debe ser su papel en la política cultural. Naturalmente, determinadas formas de divulgación cultural y, sobre todo, la investigación científica, se ha sostenido siempre con la ayuda financiera del Estado y el apoyo de algunas editoriales de espíritu pseudoactivista, sobre todo a raíz de la crisis del sida. La iniciativa privada, esto es, fundamentalmente, las empresas rosas, se ha centrado más que nada en patrocinar todo tipo de publicaciones periódicas y de fácil acceso en los puntos de encuentro más comunes. Algunas de ellas con vocación de prensa independiente, responsable y, desde luego, también amena. Lo cierto es que el resultado de todo ello ha resultado una oferta cultural bastante rica y realmente diversa.

El regreso a Madrid me ha desencantado notablemente la mirada. La izquierda académica, en la mayoría de los casos, muestra un flagrante desinterés por la mayoría de los proyectos investigadores que se mueven en esta dirección. Tampoco parece interesarles demasiado identificarse con la gente que intenta ponerlos en marcha. Afortunadamente, algunos gais, profesores de universidad en diversos centros del Estado español, como José Buxán, Juan Vicente Aliaga o Jose Antonio Frías -éste último miembro del equipo de redactores de Planeta Marica- han empezado ya a dar algunos pasos en esta dirección. No está nada de más. Las posiciones respecto a la homosexualidad de determinados miembros del stablishment científico, entre los que podríamos citar al psiquiatra José Luís López Ibor, al experto en sida Vicente Soriano, al profesor de teología Javier Gafo o el filósofo Francisco Gago Guerrero -ampliamente comentadas en este periódico- hablan por sí solas. Pero no nos engañemos: los intentos del movimiento gai por intervenir en el orden del conocimiento científico carecen aquí de toda articulación. Al menos en Madrid. Aquí investigadores sobradamente acreditados en este terrerno sobreviven a duras penas, sin recursos para continuar su labor, mientras los interlocutores sociales se entregan a las veleidades de los sectores más frívolos, ultraliberales y misóginos de la prensa gai, y se entregan también, porque no decirlo, a ese club de pensadores tan hábil en hacer del ombliguismo intelectual y la narración de sus propios desarreglos libidinales verdaderos acontecimientos literarios.

Decía Gunter Grass en su última visita a Madrid que de seguir por donde vamos la integración europea no será más que una unión bancaria. Que la Europa multicultural y de las diferencias se nos escapa. Espero que esta vez se equivoque. Porque yo también quiero, como el escritor alemán cuyo pensamiento admiro desde que alguien me mandó leer la versión castellana de su obra El periodista indeseable, una sociedad de las diferencias, la multiculturalidad, la democratización del conocimiento y la dignidad humana. Las marihabitantes de este planeta iremos a pedir todo esto este 28 de marzo a la mani estatal que se convoca en Madrid. Y después seguiremos por ahí para seguir diciendo, sí, para seguir diciendo. Para seguir diciendo que queremos algo más y diferente que este más y más pero de lo mismo que, salvo contadas y muy meritorias excepciones, ha sido la política y la producción cultural de la comunidad gai madrileña durante los últimos años. Donde hasta la disidencia democrática, es decir, que se ejerce a través del uso del palabra, se ha pagado siempre con el inevitable precio del exilio.

TESIS DOCTORALES SOBRE LESBIANAS Y GAIS (MEDICINA Y SOCIOLOGIA)

Continuando con el repaso a las tesis doctorales leídas en las universidades españo-las que estudian, en mayor o menor medida, a lesbianas y gais, nos encontramos con dos investigaciones médicas (excluyendo las que estudian las E.T.S. y el sida, que serán objeto de un comentario separado) y tres trabajos que, en sentido amplio, pueden incluirse en el ámbito disciplinar de la sociología.

En el campo de la medicina nos encontramos con dos tesis, una de las cuales (Diferenciación sexual y monoaminas cerebrales de M. Isabel González Fernán-dez, Universidad Complutense de Madrid, curso 89-90) se inscribe en la línea de trabajos que parecen obsesionados por encontrar unas causas biológicas a los comportamientos sexuales. Se lleva a cabo un estudio de la diferenciación sexual de las monoami-nas cerebrales, realizando tratamientos neonatales en cerebro con diferentes hormonas sexuales, aminas y antienzimas, observándose los posibles cambios producidos por estos tratamientos neonata-les en la madurez a varios niveles: organización monoaminérgica cerebral, niveles hormo-nales en sangre y comportamientos sexuales (hetero y homosexua-les) y parasexuales (actividad exploratoria y respuesta emotiva).

La otra tesis "médica" (Análisis de las actitudes de la sexualidad de una muestra de profesionales sanitarios y docentes de M. Consolación Prieto Blanco, Universidad de Valladolid, curso 95-96) se encuentra a mitad de camino entre la medicina y la sociología. El trabajo consiste en la aplicación y análisis de los resultados de un cuestionario abierto en el que se preguntan opiniones sobre diferentes aspectos de la sexualidad. La muestra estaba constituida por 104 sujetos participantes en 5 cursos diferentes de formación en sexología, a quienes se ha aplicado el cuestionario antes y después de la intervención educativa. El análisis de las respuestas se ha realizado mediante análisis de contenido y los resultados han puesto de manifiesto algunos datos interesantes: (1) la actitud hacia la sexualidad más predominante en los sujetos analizados es de normatividad (prohibitiva/permisiva), siendo especialmente intensa en los profesio-nales sanitarios, (2) el efecto de la intervención se pone de manifiesto en un descenso de dicha categoría actitudinal en beneficio de un incremento de las de relativización, (3) en cuanto a las diferencias por sexo, las mujeres parecen mostrarse más sensibles a la intervención que los hombres, (4) la homosexualidad y la masturbación generan respuestas eminentemente relativas y, en el caso de ser normati-vas, son permisivas, y (5) sin embargo, las opiniones sobre la virginidad son combativas de ataque, antes e incluso después de la intervención educativa.

Entre las tesis sociológicas nos encontramos con el ya tradicional estudio de Alberto García Valdés (Historia y presente de la homosexualidad: análisis crítico de un fenómeno conflictivo, Universidad Complutense de Madrid, curso 79-80), una de las primeras investigaciones sobre el tema realizadas en el marco de la universidad española, editada hace ya varios años.

Otra investigación (Estudio médico-legal del expediente de peligrosidad: análisis de los expedientes sustanciados por el juzgado de peligrosidad y rehabilitación social de Valencia en el quinquenio de 1975-1979 de Juan Antonio Gisbert Calabuig, Universidad de Valencia, curso 81-82) estudia los 3.303 expedientes de peligrosidad incoados por el Juzgado de Peligrosidad y Rehabilitación Social de Valencia durante el quinquenio com-prendido entre los años 1975 y 1979, que representan una media anual de 660 expedientes y una tasa media de 13,17 expedientes por 100.000 habitantes y año. El estudio realizado abarca su distribución en el período señalado, la conducta que dió lugar a la instrucción del expediente (entre otras, las prácticas homosexuales) y la edad, sexo, estado y profesión de los expedientados.

La última de las tesis sociológicas (Estudio del movimiento sexológico alemán de principios del s. XX de M. Ángeles Llorca Díaz, Universidad Complutense de Madrid, curso 95-96) estudia el movimiento sexológico alemán de principios del siglo XX mediante la descripción de la institucionalización formal de la ciencia sexológica (publicación de revistas, creación y desarrollo de asociaciones y del Instituto Berlinés de Sexología), el análisis de las teorías sexológicas de Albert Moll, Iwan Bloch y Magnus Hirschfeld (centrado en los temas de las diferencias entre hombres y mujeres, el impulso sexual, la homosexualidad y la patología sexual) y la descripción de la discusión acerca del carácter de la ciencia sexológica.

OSOS

A finales de los 80 el barrio de Castro, en San Francisco, era ya muy conocido como un espacio gai: proliferaban los locales de ambiente, librerías, cines, restaurantes, la mayor parte de los residentes en el área eran gais, y numerosas organizaciones tenían sus sedes en el barrio.

El Castro no era ajeno a la estética del momento; por sus calles era frecuente ver paseando chicos de porte atlético, bien afeitados, jóvenes, elegantemente vestidos a la moda, afanándose en reproducir el modelo de belleza gai imperante. Pero, en esa misma acera, empezaban a aparcar sus motos unos tipos de aspecto muy distinto: barbudos, barrigudos, corpulentos, con las piernas enfundadas en viejos vaqueros y el vello del pecho asomando de la camisa de leñador entreabierta: los osos. Nadie sabe con seguridad cuándo se empezó a generalizar el uso de esta denominación, pero todo apunta a dos referencias: el bar Lone Star y la revista Bear.

Cuando aparece por primera vez el Bear Magazine, se produce un fenómeno social sin precedentes. La revista se agota en pocos días y comienzan a llegar a la redacción cientos de cartas eufóricas celebrando el contenido de la revista: por fin una revista con fotos de hombres peludos, gorditos, con barbas pobladas, y... sorpresa: ¡no superdotados! Pero vayamos por partes. ¿Qué es eso de "por fin"? La revista acababa de inaugurar la posibilidad de un reconocimiento distinto, un espacio de representación nuevo, había presentado una imagen de "cuerpo deseable" hasta entonces atípica, que sin embargo produjo la identificación de un enorme número de personas. Los lectores expresaban básicamente dos ideas: "a mí me encantan ese tipo de hombres, pero pensé que nadie compartía mi gusto", y también: "yo tengo ese aspecto, pero creía que yo no era deseable".

Los editores de la revista eran conscientes de la diferencia que querían marcar respecto a la imagen típica cuerpo. Se posicionaron explícitamente criticando el imperio de ese cuerpo normalizado por la moda, excluyente de otras estéticas y formas de deseo. Esa reflexión política sobre el cuerpo tenía otra vertiente: los hombres que aparecían en las fotos tenían penes normales, no esas pollas descomunales de las revistas del mercado. Ello favoreció aún más la posibilidad de identificación de los lectores, liberándoles de los complejos de inferioridad que se suelen dar cuando uno se compara con semejantes prodigios de la naturaleza. Y, finalmente, los osos no eran necesariamente jóvenes: en la revista aparecían frecuentemente hombres maduros, mostrando gozosamente su desnudez (los osos polares, de hermosas barbas canosas).

El fenómeno bear se difundió rápidamente en EEUU y Canadá, y poco más tarde por Europa, Australia y Japón. Se fundaron numerosos clubes, se abrieron bares de osos, se crearon cientos de páginas de Internet, y se comercializaron otras revistas (Husky Magazine, American Bear, Bulk Male, Big Ad, etc), vídeos y complementos ursinos, mientras la revista Bear se inundaba de fotos y cartas de osos de todo el mundo deseosos de ligar y de disfrutar de ese nuevo espacio. En 1997 aparece el primer ensayo sobre el mundo de los osos gais, un estudio donde se analiza el origen de este movimiento, sus características y las implicaciones sociales que está teniendo (http://www.tiac.net/users/codybear/bear.htm).

Y claro, con las barbas tan bonitas que se ven por aquí, el movimiento de los osos llegó a España. Por supuesto los osos no fueron traídos en un chárter desde California, desde siempre había habido aquí hombres peludos y grandes merodeando por el ambiente, pero con la sensación de que no tenían demasiado éxito, o al menos sin una referencia colectiva. El 'orgullo oso' empezó a cuajar poco a poco, los osos españoles conocían las revistas californianas, se reconocían con complicidad por la calle o en los bares, y al mismo tiempo comenzaron los primeros intentos de organizarse.

En 1994 se creó en Internet el primer espacio osuno virtual de ámbito nacional, Osos Ibéricos, con información sobre el mundo ursino, galería de imágenes, foro de discusión, artículos, enlaces, y un canal de conversación (chat-IRC) on line. Desgraciadamente -y a pesar de su éxito y calidad- este lugar web tuvo que ser cerrado a mediados de 1997 al verse sometido a numerosos ataques homófobos desde la red (¡sí, en Internet también hay homofobia!), sobreviviendo únicamente el canal de conversación, donde docenas de osos de habla hispana charlan cada noche desde sus cuevas, antes de hibernar.

Otro colectivo español indirectamente relacionado con los osos es Gorditos (http://www.redestb.es/personal/gorditos), que como su nombre indica promociona principalmente una valoración positiva de los cuerpos gordos, y al mismo tiempo incluye entre sus miembros y admiradores a algunos osos. Publica la revista The Fat Angels Times, junto con otros 12 grupos europeos. En octubre de 1997 se celebró la Conferencia Europea de Hombres Grandes y Admiradores (Girth and Mirth) en Barcelona, con la asistencia de más de 300 gorditos y osos de toda Europa.

Los osos han producido un efecto de subversión en dos ámbitos diferentes: dentro del mundo gai, el movimiento oso es una estrategia de resistencia contra la tendencia dominante de valoración de un tipo de cuerpo/edad (danone/joven), está generando nuevos espacios de relación y de disfrute, y ha demostrado que existe una diversidad mucho mayor en las formas de relacionarse de los gais que la que se ofrece habitualmente en los medios de comunicación (incluidos los medios gais). En el ámbito heterosexual, la imagen de dos hombres barbudos besándose resulta tremendamente inquietante, rompe el molde tópico del "mariquita-loca-afeminado" que es tan útil para los héteros a la hora de distanciarse de los gais y de marcarles como una cosa rarita, ajena a ellos. Esto es distinto, la estética de los osos es cercana para el mundo heterosexual, demasiado cercana: el carnicero del barrio de la barba negra que te vende las morcillas o el fontanero de brazos peludos y bigotes que viene a repararte las cañerías pueden ser gais ("¡quién lo iba a decir!"). Pues sí, también hay gais así, y estamos en el mundo. El armario de los osos era una cueva. Ya era hora de que saliéramos de ella.

EL SUPERMERCADO DE LA ALEGRIA

A Vetusta no le apetecía para nada trabajar los sábados. Eso le impedía reunirse con su novio y jugar al tute durante toda la tarde en el bareto de la barriada, como había hecho cuando vivía en La Celsa. En realidad, la chica era una vaga redomada y en éste, su primer trabajo como cajera de El Supermercado de la Alegría, no creía que duraría demasiado. Además, ella misma reconocía que tenía la mano larga. Acabaría robando la caja o directamente del bolso de alguna "vieja pelleja", como ella llamaba a las ancianas que portan un cocker en los brazos. Seguro que pronto le pondrían de patitas a la calle. Vetusta escupió el chicle a la cara de Eduwigis, su compañera de al lado, mientras un cliente metía los productos en las bolsas y otro se disponía a ponerlos en la cinta automática. Las dos cajeras siempre bromeaban. Pero ése no era el día de Edu, como le llamaban en el hiper. Esta, que ese momento estaba parada, miró con cara de iguana a Vetusla y le gritó "hija de perra". Los dos clientes torcieron las cabezas hacia las chicas con asombro y siguieron a lo suyo. Alfabetizadas. Pero ese pequeño detalle sociológico-educacional parecía no importar demasiado en el Supermercado de la Alegría. Valdomero, el encargado, era un ex-presidiario de Carabanchel que, en los diez años que pasó en chirona, no leyó ni escribió una sola línea, ni siquiera los mensajes de las paredes de los retretes. Cuca, la reponedora de productos, era analfabeta y sufría de dislexia potencial a la cabra para que dé vueltas sobre un taburete.

Vetusta le preguntó a Edu el por qué de su enfado y ésta volvió a gritarle con más mala leche, la garganta desgañitada y las venas marcándosele en el cuello.

salga de aquí inmediatamente, profanador de infantes!

El obispo estaba alucinado. Con actitud estirada y alzando la mano como quien no quiere la cosa, chisqueó los dedos y al momento, aparecieron sus cinco guardaespaldas para cerrar la boca a las cajeras. En ese instante, la gente de la cola -que ya cruzaba la calle y torcía dos esquinas- se avalanzó sobre la entrada harta de esperar y derrumbó a los guardianes de la Iglesia. Monseñor Ruiseñor, seguía de pie como una torre y no se inmutó, pero al ver que no paraba de entrar chusma y lo que era peor, con ganas de bronca, comenzó a dar guantazos a todo el mundo. Vetusta y Eduwigis se guiñaron con complicidad y comenzaron a tirar botes de lo que pillaban al obispo y sus guardianes. Valdomero, Cuca y Chorba les ayudaban movidas por un sentimiento de solidaridad.

Aquello parecía la Batalla de San Quintín. Obispo y guardianes por un lado y empleados del súper y populacho por otro tirándose botes y productos sin parar a cualquier parte del cuerpo. Monseñor Ruiseñor tuvo que salir como pudo corriendo y con la sotana raída de arriba abajo y de izquierda a derecha. Al cruzar la entrada, tropezó con un tupper varede callos cocidos, cayó al suelo y todo el contenido le llenó la cara. Un caniche que por allí pasaba, al ver la caída, se puso nervioso y comenzó a morderle la cabeza arrancándole unos cuantos meñones de pelo. Vetusta y Eduwigis terminaron la contienda con varias magulladoras y las batas llenas de comida precocinada pero orgullosas de su hazaña. Los guardaespaldas salieron del local con la cabeza gacha y el rabo entre las piernas y Valdomero, Cuca y Chorba yacían en la nevera de los productos congelados, con las piernas colgando por el borde y muertos de risa. Monseñor Ruiseñor se prometió que nunca más volvería a pisar los barrios pobres porque no le traían más que complicaciones, "¡Jopelines!", gritó como una niña boba del barrio de Salamanca comiendo "double gum" y levantándose con dificultad.

 

 

 

DESPAMPANANTE PRESENTACION DE UNA INSUMISA

Madrid,26 de febrero de 1988.8,30 a.m., en algun lugar de la susodicha.

Materiales:

Armadas con 10 pares de tacones, 10 minifardas, 20kg. De lentejuelas, seis y no cinco Boas de vivos y chillones colores, 2kg de reimel y cinco de maquillaje, tres metros de pestañas y poseídas por el peor espíritu de ABBA y su terrible y prohibido álbum de greatests jits, nos dispusimos a ser REINAS POR UN DIA de la universidad.

Estribillo: ¡Mamma mía, Pss no, no, no, yo soy INSUMISA!

La carta era para la Chusa: preséntese a prestar la prestación ante un tal Francisco (Francis para las coleguis).

Orgía de pintalabios y sombra de ojos, purpurina y medias; calentamiento de pantorrillas, glúteos y turgentes senox, polvo, sudor y pote: LAS CHUSAS CABALGAN DE NUEVO.

Y allá que nos fuimos todas las Chusas. Lo primero fue ir a ajustar cuentas con el "presi" de la Asociación de Estudiantes A.S.A.I.E.C.-Espasña de la facul de Empresariales. Un chavalito muy mono que nos esperaba en la cafeto-boite. Una pena, que no pudiéramos entendernos, pero hijas, este chico no sabia ni lo que decía!.. ¡un escándalo!. En todos esos meses que nos reclamaba, hacemos nosotras cuatro giras, y vale que nos gusta, pero no vivimos del aire. Oye francis! ( nos pareció tan mono, pensamos que el tema se aaclararía en seguida, el revuelo, la emoción, hijas la uni!, que le cambiamos el nombre) Oye Francis! ¿tú quién crees que nos paga los modelitos? ¡Qué cara el jovencito presidente!. Vaya prestación todo el dia con esos sosos!Y ni siquiera sabía decir a cambio de qué!. Menudo sitio, desde que llegamos todas las miradas, pero no solo de envidia, clavaditas en nuestros traseros, nuestros escotesm, nuestros meneos...

¡NO HAY MÁS QUE HABLAR! ¡LET´S GO DANCING!!SOMOS LAS REINAS DE NUESTRAS VIDAS!

Y como ágiles y alocadas reinas que toman el espacio, con un mánifico salto de gacela convertimos las mesas en pedestales y la barra en pista para nuestro baile. Las coreografías en el corazón mismo de l@s provocad@s, las letras como pellizcos en sus sonrisas-desconciertos. Y los autómatas-televidentes aplausos recibidos como fuerza, precisamente, para seguir actuando a pesar de, y contra estos.

LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE HETEROFORMA A SUS PROFESORES

De tod@s es sabido la importancia que adquiere la sexualidad en la adolescencia; y en una sociedad donde dicha etapa se vivie principalmente en las escuelas e institutos, el que los profesores de secundaria posean un conocimiento básico sobre la sexualidad se vuelve un elemento indispensable en su formación. Este punto no es ignorado por el Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Complutense, pureba palpable es que parte del material que los estudiantes-profesionales deben preparar para aprobar el Curso de Adaptación Pedagógica (impartiendo a Licenciados e Ingenieros que deseen ser profesores de secundaria) se dedica a la sexualidad.

El tema 15 del libro Formación de Profesores de Educación Secundaria lleva por título: "Desarrollo de la sexualidad en la adolescencia", y su autor es Mariano Moraleda Cañadilla. En él, aunque Moralieda asume que el comportamiento sexual de las personas depende tanto de la genitalidad como de la inclinación erótica, sus categorías metodológicas -por no decir otra cosa- no le permiten ver más allá de la relación heterosexual.: "El comportamiento sexual de las personas es un hecho complejo en el que entran en juego dos elementos. La genitalidad, que alude más directamente a su realidad biológica y la inclinación erótica, a alude a sus radicales emotivos y afectivos. Estos dos elementos son el fondo de donde surge la relación sexual entre un hombre y una mujer (la cursiva es nuestra). En este punto se puede pensar que la costumbre o su experiencia particular han traicionado a nuestro académico, ya que ha olvidado que la inclinación erótica puede dirigirse a personas del mismo sexo, y que los objetos de deseo son más bien una cuestión cultural. Pero al continuar la lectura......su homofobia y lesbofobia aparecen de la manra más descarada. Al describir las famosas "tres etapas" de la adolescencia (la masturbatoria, la homosexual y la heterosexual), dice de la segunda, o sea, de la homosexual: "En este tipo de relaciones íntimas se efectúa una identificación del individuo con otro semejante a él, que tiene sus mismos problemas, dudas, ansiedades, entusiasmos, rebeliones; que le ofrece la oportunidad de encontrarse en él y participar con él en los sentimientos demasiado pesados para soportarnos solo...;

Estas amistades suelen ser exclusivas, fervorosas, celosas y se parecen al amor, al que preceden, sobre todo en las chicas. Toman del amor su lenguaje y como en el amor, se ven invadidas de tempestades, rupturas, perdones y reconciliaciones".

Para el autor en ningún momento esto tan parecido al amor puede ser considerado como tal, ya que el amor verdadero sólo es alcanzado en la relación heterosexual. Es por eso que sólo en la última etapa se desarrolla la fase del enamoramiento.

Así que según esta teoría lo único que nos queda es conseguirnos un buen psicólogo que nos ayude a terminar nuestro desarrollo sexual, ya que somos seres inacabados.

Lo más fuerte, sin duda, es que el Instituto público dé cabida a estas ideas.

AGENDA

La LupeJ 2 de abril:DiossaV 9 de abril:Antonia San JuanJ 16 de abril:Antonio RossThe Moskito 27 de marzo:Dj. Iris Free Style 28 de marzo:Invert.2. 2 de abril:Iñimax 3 de abril:Jorge Molero 4 de abril:Kikón8, 9, 10, 11 y 12:Djs invitados16 de abril:Fiesta Sushimovil17 de abril:Ashe the room18 de abril:Silvex23 de abril:Nano24 de abril:Paz Corral25 de abril:Mulet headsKappaExposiciones de pinturaAbierto todos los días de 20 a 03. h.El MojitoAbierto a diario. De lunes a jueves de 21 a 03 h.HotTodos los jueves y domingos streap-tease masculinoLibrería BerkanaAbierto de lunes a viernes de 10 a 14 h. y de 17 a 20.30 h., de 12 a 14 h. y de 17 a 20.30 h.BarberilloAbierto a diario desde las 19 h.AchuriExposición permanente de arte africano. Comidas y cenas. Menús especiales vegetarianos.Eskalera KaracolaJueves bollero, viernes tetería, sábados y domingos de tapeo.Asambleas abiertas a todas las mujeres.Prado RebeldeReservas 972 63 50 37Marcelo SotoTaller de escritura Creativa

c/Gravina 22, 3º centro derechaBar BogaEl mejor rock and roll de la sierra. Abierto a diario de 9 a 2.30 h., excepto lunes. Todos los jueves Jam session