CONSTRUYENDO SIDENTIDADES. ESTUDIOS DESDE EL CORAZON DE UNA PANDEMIA

Ricardo Llamas (comp.). Siglo XXI, 1995. 291 págs. Madrid.

Otro libro sobre el sida. Y sin embargo, no es cualquier libro. Ricardo Llamas se ha encargado de realizar una extraordinaria recopilación de artículos que versan no sobre el sida, sino sobre los fenómenos sociales y políticos que traduce esta enfermedad. Mientras que la opinión dominante circunscribe la problemática del sida a una cuestión individual o de grupos de riesgo, los artículos aquí reunidos abren múltiples y apasionantes campos de debate: ¿cómo se ha configurado la identificación entre la homosexualidad y el sida?; ¿qué efectos está produciendo?; ¿cómo se transforma la preocupación social cuando la enfermedad deja de ser percibida en términos de grupos marginales?

La construcción de identidades sociales o personales a partir de esta enfermedad tiene consecuencias políticas en una doble dirección: políticas en el sentido más convencional del término, es decir, lo que hacen los políticos del Estado respecto al sida, y además de otra forma mucho más compleja e innovadora: político en el sentido que inaugura Michel Foucault, cómo el sida se articula en una nueva redefinición de las sexualidades periféricas, y en la administración de la biopolítica, de la gestión de la vida y de la muerte aplicada a grandes grupos.

Este nuevo enfoque atraviesa la mayoría de los artículos del libro: la configuración del cuerpo homosexual, el espectáculo del sida, la promoción de nuevas identidades de exclusión, el papel de la medicina, la publicidad, o la marginación respecto al sida, la preocupación de sí en función de la categoría de grupos de riesgo, y la necesidad de iniciar una lucha política que aborde todas estas cuestiones.

La mayor parte de los artículos son de autores gais. La intención de este criterio de selección no es fundamentar una vez más la identificación sida=gai, sino mostrar los efectos devastadores que está produciendo dicha identificación. Si bien es cierto que el sida no es una enfermedad específica de los gais, sí es verdad que existe un estado de opinión que asume este identificación. El trabajo de Llamas y los demás autores del libro es desenmascarar las implicaciones de esta situación, vinculándola a las de otros colectivos: mujeres, minorías raciales, drogadictos, Tercer Mundo. En otras palabras, las políticas de información y prevención hubieran sido muy distintas si las autoridades y la sociedad hubieran comprendido antes que el sida es una enfermedad de todos. Precisamente el que en ciertos países el sida afecte más a gais y drogadictos ha determinado un abandono generalizado del problema. Es ahora, cuando los ciudadanos "normales" empiezan a percibir que es una cuestión también "de ellos", cuando cunde un estado de preocupación.

En nuestra opinión, merecen especial atención (sin menosprecio de los demás) tres artículos del libro: el de Leo Bersani, ¿Es el recto una tumba?, el del propio Ricardo Llamas, La reconstrucción del cuerpo homosexual en tiempos de sida, y el de Act Up-París, Una nueva idea de lucha contra el sida. Bersani aborda la cuestión de la sexualidad desde una perspectiva subversiva y renovadora; en lugar de reconducir las conductas homosexuales a un camino normativo de estabilidad y virtuosismo moral, el autor asume las contradicciones e innovaciones de algunas prácticas como un potencial positivo de autodispersión, de ruptura con la identidad, previniéndonos contre ese deseo redentor de la sexualidad que proponen los pastores espirituales e incluso a algunos grupos gais con aspiraciones políticamente correctas.

El artículo de Llamas aborda la construcción del cuerpo homosexual en los últimos siglos, y su redefinición actual a partir del sida. Su crítica brillante de ese concepto que es "la homosexualidad" desemboca en una reivincicación de los cuerpos como lugar de lucha política y social, vinculados a comunidades diversas (no meros individuos). Para ello muestra los procesos de "homosexualización" del sida, y su vinculación a otros colectivos "desalmados": prostitutas, heroinómanos, inmigrantes. Este proceso es paralelo a otro que identifica la enfermedad a los placeres y al cuerpo: el sida es cuestión de los que gozan (heroína), de prácticas que desean la muerte (sado-maso), de degradación moral (prostitución), de promiscuidad (gais).

El artículo de Act Up-París denuncia la hipocresía de las autoridades respecto al sida: obviar la situación de las cárceles, escasez de las campañas de prevención, mojigatería en la cuestión del preservativo1, intereses médico-farmacéuticos, políticas de exclusión de los enfermos de sida, etc. Sus Quince medidas de emergencia contra el sida son una aportación valiosa y urgente a tener en cuenta en las políticas futuras.

El libro cuenta además con una serie de interesantes ilustraciones y carteles elaborados por grupos de lucha contra el sida (La Radical Gai2, Lesbianas Sin Duda, Radical Morals, Act Up, Gay Men's Health Crisis y otros) que cuestionan diferentes aspectos de las políticas gubernamentales respecto al sida. No hay que dejar de señalar también la valiosa y actual bibliografía que proporciona el libro en relación con cuestiones como los procesos de subjetivación y de identidad, los vínculos entre poder y sexualidad, el sida, la medicina y lo social, y la construcción social y política de la homosexualidad.

NOTAS:

1. Sobre la cuestión del condón, hay que destacar la irónica crítica que realiza Ricardo Llamas a algunos militantes antipreservativo como Elías Yanes, Agustín García Calvo y Francisco Umbral (págs. 183-185).

(volver a página principal)